Saludabit

Bienvenido/a a la única plataforma independiente de salud promovida por consumidores

Advertisement
LayerSlider

Avena lista para comer Alimentos, dietas y nutrientes
Valora este contenido

La avena es un cereal que goza de muy buena reputación, si bien su producción no puede compararse con la de otros cereales como el trigo, la cebada o el arroz. De hecho, su utilización mayoritaria ha sido como forraje para ganado. Ahora busca el beneplácito de los nutricionistas, para que la incluyan dentro de la idea de dieta saludable. Veamos si su reputación es merecida y si es cierto todo lo que de ella se dice.

Información nutricional sobre la avena

En primer lugar, hay que destacar la presencia de carbohidratos complejos por encima del 65% y un contenido proteico que puede estar en torno al 15%, con un aporte interesante de aminoácidos esenciales, si tenemos en cuenta que se trata de una alimento vegetal.

Presenta un alto contenido en vitamina B1, ácido fólico y vitamina E. Asimismo, contiene determinados minerales en cantidades importantes, tales como magnesio, zinc, potasio y hierro; selenio y calcio en menor medida.

Su aporte graso es moderado (7%) con un perfil mayoritariamente insaturado.

Finalmente, es destacable su aporte de fibra, que supera el 10% del peso total, incluyendo tanto la parte insoluble como la soluble.

Su composición en nutrientes la convierten en un alimento interesante para cualquier tipo de dieta, especialmente para dietas vegetarianas.

Beneficios del consumo de avena

Muchas investigaciones han tratado el tema de la saciedad que puede proporcionar el consumo de avena. Esta se atribuye a la presencia de hidratos de carbono complejos con un alto contenido en fibra hidrosoluble. Sin embargo, los resultados de estas investigaciones han sido dispares y poco concluyentes.

Sobre lo que sí existe una base sólida de evidencia es sobre su efecto reductor del colesterol y de los niveles de glucosa en sangre después de la comida, propiciados por los betaglucanos (constituyentes de la fracción hidrosoluble de la fibra). Este tipo de sustancias hace aumentar la viscosidad, lo que determina una absorción más progresiva de nutrientes y un aumento de la motilidad intestinal, lo que también es positivo de cara a prevenir el estreñimiento.

Son varios los colectivos específicos que pueden beneficiarse más del consumo regular de avena. Uno de ellos es el de las personas con diabetes tipo 2, ya que el incremento más pausado de glucosa en sangre tras cada comida puede determinar una mejora en el curso de la enfermedad y de sus consecuencias. Otro colectivo es el de las personas que tienen un riesgo cardiovascular elevado, ya que la disminución en los niveles de colesterol determinará una disminución del riesgo.

Avena y enfermedad celíaca

El gluten es una proteína vegetal presente en algunos cereales y es el agente causante de la celiaquía o enfermedad celíaca. La avena había sido incluida en esta lista de cereales. Sin embargo, al contrario de lo que sucede con el trigo, el centeno o la cebada, la avena no contiene cantidades significativas de gluten. Al parecer, era normal que sufriera contaminaciones cruzadas al ser tratada o envasada utilizando la misma maquinaria que los otros cereales.

En cualquier caso, la avena sin contaminar puede ser consumida por la mayoría de personas con enfermedad celíaca sin problemas. Para controlar y minimizar la posible reacción que se ha observado en algunos casos, algunas recomendaciones señalan un consumo diario de avena no superior a los 25 g en niños y a los 70 g en adultos, si bien no existe un consenso claro sobre la efectividad de esta limitación. Sí se recomienda que la introducción de la avena en la persona intolerante al gluten se produzca cuando la dieta libre de gluten se esté siguiendo, por lo menos, desde seis meses antes.

Cómo tomar la avena

Existen muchas maneras de tomarla. Las más sencillas y que aportan todos los nutrientes de la avena son en forma de copos integrales para tomar con leche, zumo, yogur, etc. (por ejemplo durante el desayuno) e incorporándola como harina para realizar pan y bizcochos, entre otros.

Si te interesan contenidos como este, REGÍSTRATE GRATIS EN SALUDABIT.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *