Saludabit

Bienvenido/a a la única plataforma independiente de salud promovida por consumidores

Advertisement
LayerSlider

pesticidas Alimentos, dietas y nutrientes
Valora este contenido

Por todos son conocidos los beneficios nutricionales del consumo de frutas y verduras: son fuente de vitaminas, minerales y fibra. Además, aportan sustancias antioxidantes que nos protegen de los radicales libres. Sin embargo, como consecuencia de los tratamientos en la agricultura convencional, los productos vegetales también pueden presentar residuos de pesticidas que resultan tóxicos para el ser humano.

En la mayoría de los consumidores, el daño se produciría por la ingesta de pequeñas dosis de forma prolongada, generando efectos locales (irritación de piel y mucosas) y sistémicos (alteración hormonal y del sistema nervioso, entre otros).

¿Deben ser los pesticidas un motivo de preocupación?

Existen diversas normativas en la UE que limitan el uso de los productos fitosanitarios: dosis en la que pueden ser empleados, procedimiento para autorizar su uso, límites máximos  de residuos permitidos en el vegetal fresco, etc.

El 85% de los alimentos no contienen residuos y los que los tienen se presentan en cantidades muy inferiores al límite máximo permitido (LMRs, que son los máximos niveles permitidos legalmente en alimentos y piensos). No obstante, conviene establecer una serie de medidas preventivas para minimizar la exposición a los pesticidas, especialmente en los niños, la población más susceptible.

Por otro lado, aún queda un largo camino por recorrer en la investigación del llamado “efecto cóctel”, es decir, la posible potenciación de los  efectos no deseados sobre nuestro organismo resultante de la interacción combinada de varios pesticidas.

Cómo reducir la cantidad de pesticidas de los alimentos

Como ya hemos comentado, la legislación europea limita qué pesticidas pueden ser empleados, sobre qué cultivos y en qué cantidad.

Los productores deben seguir unas Buenas Prácticas Agrícolas durante la plantación, recolección, almacenamiento y transporte de los alimentos vegetales. Aparte de respetar los plazos de seguridad previos a la cosecha, donde no se pueden aplicar pesticidas, deben limitar su uso a lo estrictamente necesario para reducir el riesgo derivado de su toxicidad para la salud humana. Para ello, es necesario implementar un control integrado de plagas y enfermedades para lograr una mejor gestión de los cultivos, utilizando alternativas. Algunas de ellas son el uso de enemigos; depredadores y parásitos naturales de las plagas, la utilización de feromonas y toxinas y la rotación de cultivos.

Recomendaciones para reducir los pesticidas por parte del consumidor

La limpieza y el cocinado de los alimentos puede eliminar una gran cantidad de los residuos de pesticidas, ya que estos se acumulan principalmente en la parte externa de las frutas y las verduras. Algunos de los consejos que le damos al consumidor son:

  • Lava los vegetales antes de cocinarlos. Si los vas a consumir crudos, la limpieza debe ser más profunda; frótalos o cepíllalos con agua corriente, caliente y jabonosa durante al menos un minuto.
  • Cocinar los vegetales puede degradar algunos pesticidas y reducir su toxicidad, o incluso hacerlos desaparecer.
  • En el caso de las verduras, desecha las hojas externas, así como el caldo de cocción de las mismas, pues pueden llevar  sustancias tóxicas disueltas.
  • Pela la fruta ocasionalmente; eliminarás la mayor parte de los pesticidas presentes, aunque también reducirás el aporte de fibras y nutrientes.
  • Compra preferentemente alimentos de temporada, puesto que llevan menos sustancias poscosecha destinadas a la conservación.
  • Come variado, alternando distintos tipos de productos. Algunos alimentos son más sensibles a la presencia de pesticidas como fresas, uvas, melocotones, albaricoques, nectarinas, lechugas, tomates, berenjenas y acelgas.

Alternativamente, puedes optar por el consumo de vegetales ecológicos en cuya producción no se han empleado pesticidas. Sin embargo, no dejes de lavarlos: que no lleven productos químicos  no significa que estén libres de suciedad y patógenos.

Dentro de unos hábitos de vida saludable debe aparecer una dieta sana. A su vez, una dieta sana y equilibrada debe incluir todas los nutrientes y sustancias que el cuerpo necesita, pero también debe estar exenta de tóxicos y sustancias perjudiciales, como los pesticidas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *