Saludabit

Bienvenido/a a la única plataforma independiente de salud promovida por consumidores

Advertisement
LayerSlider

old barber tools - close up Estética
Valora este contenido

Las barbas son tendencia y han llegado para quedarse. Pueden servir para reivindicar la naturaleza de cada uno tal y como es. También pueden ser una señal inequívoca de estar siguiendo la moda hipster. Finalmentepor qué no decirlo, por comodidad, muchos hombres se dejan la barba huyendo de la esclavitud del afeitado diario.

En definitiva, dejarse barba puede ser una forma de mostrar la personalidad, al tiempo que se cuida y mejora la imagen. El caso es que este acontecimiento ha hecho resurgir las barberías, y por supuesto los cosméticos específicos para el cuidado de la barba. Y, claro está, los fabricantes ven aquí otra posibilidad de vender productos a un público que hasta ahora se les resistía. De los típicos aftershave y espuma de afeitado, hemos pasado a jabones y champús para la barba, aceites y bálsamos, mascarillas y acondicionadores, productos de styling para barba y bigote, como ceras, cepillos, peines…

Otro giro que acompaña esta tendencia es que solían ser las mujeres las que compraban los cosméticos para los hombres, pero ahora los hombres se colocan en un lugar más activo respecto a su propio cuidado y capacidad para elegir sus productos de belleza.

Los básicos para el cuidado de la barba

Siguiendo unos sencillos consejos se puede disfrutar de una barba lustrosa y bien cuidada:

Higiene de la barba

La higiene es una cuestión muy importante. La barba está en contacto con multitud de agentes externos, humo, tabaco, restos de comida, etc. Por otro lado, también se acumula en ella sebo y suciedad procedente de la descamación natural de la piel.

Existen jabones y champús que dicen estar especialmente formulados para este uso, pero ¿qué debe tener un producto para la higiene de la barba, que limpie y al mismo tiempo no irrite o reseque la piel de la cara y el pelo? Suelen ser jabones de potasio (oleato potásico, cocoato potásico) o de sodio a base de ácidos grasos. Además contienen ingredientes calmantes y suavizantes de la piel. Los champús específicos de la barba suelen tener como agentes limpiadores tensioactivos que no son demasiado agresivos (como betaínas, sulfosuccinatos o decil glucósidos). También incorporan aceites vegetales (por ejemplo de lino) como emolientes y extractos naturales (aloe o camomila) para suavizar la piel y aliviar la inflamación. Los champús normales, por el contrario, contienen tensioactivos (sulfatos) que, aunque son muy efectivos limpiadores, resecan la piel y el cabello.

Hidratación de la piel

La piel masculina es por lo general más gruesa y produce más sebo que la femenina. Por esto, los productos hidratantes están formulados con texturas más frescas y menos grasas o untuosas que las cremas orientadas a mujeres y suelen tener más éxito los formatos en gel o loción. Las fragancias utilizadas también varían. La hidratación de la piel con barba ayuda a evitar picores y a eliminar la caspa o la descamación.

Peinado y acondicionado

Dependiendo de la longitud de la barba, del tipo de pelo, rizado o liso y del estilo buscado, se requerirá un desenredado y peinado específicos. Se puede usar el acondicionador de pelo para facilitar el peinado. Y también productos que no requieran aclarado.

Existen ceras para fijar y dar forma, aceites y bálsamos para dar brillo y suavidad. En general, se necesita usar muy poco producto (unas pocas gotas en el caso de los aceites). Suelen ser mezclas de aceites vegetales, de almendras, jojoba y coco, a los que se añade alguna fragancia o aceite esencial para perfumar.

Si pones tus barbas a remojar

Si decides que echas de menos ver tu cara todas las mañanas en el espejo, siempre estás a tiempo de afeitarte la barba. Para ello, lo recomendable es utilizar una máquina eléctrica y apurar, si es necesario, con una cuchilla o maquinilla de afeitar.

Tras el afeitado, se pueden utilizar productos aftershave que combinan agentes antisépticos con sustancias emolientes. Pero el enemigo número uno del afeitado es la irritación de la piel. Para pieles sensibles o irritadas por el afeitado recomendamos elegir productos sin alcohol que, aunque es desinfectante, irrita y reseca la piel. Ojo a las fragancias. Si contienen aceites esenciales, también pueden producir alergias, sobre todo si la piel está ya irritada.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *