Saludabit

Bienvenido/a a la única plataforma independiente de salud promovida por consumidores

Advertisement
LayerSlider

Young man in superhero costume carrying a wooden crate full of fresh vegetables isolated on white background Alimentos, dietas y nutrientes
5 (100%) 4 votes

Vivimos en tiempos de superhéroes. En un mundo plagado de injusticias, desigualdades y en el que los villanos campan a sus anchas, a todos nos gustaría que apareciera batman, spiderman o los vengadores para poner las cosas en su sitio. Pero ahí se queda todo, es solo un deseo, sabemos que los superhéroes no van a aparecer y que los villanos van a poder seguir campando  a sus anchas.

Por eso, lo que sucede en el campo de la alimentación es todavía más grave. Hay mucha gente que cree de verdad en los superalimentos. Creen que aparecerán de repente para salvar su dieta plagada de alimentos-villanos. Y en muchos casos, esa idea se fomenta desde algunos foros desde los que se deberían transmitir mensajes más sensatos.

Qué es un superalimento

Espirulina, quinoa, chía, aloe vera, bayas de goji, jengibre, ajo negro, etc., la lista es interminable. Sí, suele tratarse de alimentos que destacan por ser especialmente ricos en algunos nutrientes o en sustancias, a priori, beneficiosas para la salud, como los antioxidantes. Pero eso no les convierte en superalimentos. ¿Quiere decir que no son alimentos recomendables para incluir en la dieta? En absoluto. Se trata de alimentos que podemos incluir en nuestra dieta sin ningún problema, pero al igual que incluiríamos muchos otros.

Por qué no existen los superalimentos

El concepto de superalimento transmite la idea de que consumirlos va a convertir nuestra dieta en mejor de lo que es. Que un alimento sea rico (o muy rico) en un nutriente concreto nos asegura un buen aporte de este nutriente, pero no del resto. Para conseguir que nuestra dieta sea equilibrada y nos aporte todos los nutrientes que necesitamos tiene que ser variada, contemplar un número elevado de alimentos de todos los grupos y responder a nuestras características específicas individuales. Y aquí caben todas las variaciones posibles, atendiendo a cuestiones culturales, religiosas, vegetarianismo, etc.

Una dieta equilibrada

Yendo al grano, una dieta que nos aporte todos los nutrientes y sustancias beneficiosas que necesitamos responde a estas características:

  • Debe ser rica en alimentos de origen vegetal y alimentos poco refinados.
  • Debe incluir como mínimo 2 raciones de verduras y hortalizas al día.
  • Debe incluir 2 o 3 piezas de fruta al día.
  • Debe incluir varias raciones de cereales y derivados sin refinar.
  • Debe incluir de 2 a 4 raciones de legumbres a la semana.
  • Debe incluir 2 lácteos al día.
  • Debe incluir de 2 a 4 raciones de pescado blanco y azul a la semana.
  • Debe incluir de 2 a 4 raciones de carnes magras a la semana.
  • Debe incluir el aceite de oliva virgen para aliñar y cocinar.
  • Debe estar limitada en alimentos procesados, precocinados e industriales.
  • Debe estar limitada en azúcar y dulces.
  • Debe estar limitada en sal.
  • Debe estar limitada en bebidas alcohólicas.

Superdieta, sí

Un superalimento sería aquel que nos aportara todos los nutrientes y sustancias que nuestro cuerpo necesita en las cantidades adecuadas. Lamentablemente, este alimento solo existe en los cómics, imagino que en las cantinas donde comen habitualmente los superhéroes.

Una dieta adecuada satisface todas nuestras necesidades nutricionales, lo que tiene una repercusión directa sobre nuestra salud. Por eso, se puede afirmar que frente a la falacia de los superalimentos, ha nacido una nueva superheroína: la superdieta, o mejor, las superdietas, porque son muchas y estas sí que van a poner las cosas en su sitio.

Si te ha gustado el contenido regístrate gratis en SALUDABIT.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *