Saludabit

Bienvenido/a a la única plataforma independiente de salud promovida por consumidores

Advertisement
LayerSlider

Close Up Of Man Reading Shopping List From Mobile Phone In Supermarket Alimentos, dietas y nutrientes
Valora este contenido

Algunos ya la consideran una especie en extinción, pero para llevar a cabo la ardua tarea de llenar nuestra despensa o nevera, la lista de la compra cobra mucha más importancia de la que muchos le otorgan. Una dieta saludable depende de una buena compra. Y esta, de una lista bien planificada.

Y es que una familia de 4 miembros (2 adultos y 2 niños) necesita más de 55 kg de comida a lo largo de la semana:

lista de la compra

El lugar preferido para hacer la compra es el supermercado, pero convive con espacios tradicionales como son las tiendas de barrio, los mercados tradicionales o incluso el propio productor.

La lista de la compra es nuestro aliado

Aunque parezca una obviedad, no todo el mundo lo hace: ir a la compra con una lista elaborada desde casa. Hay algún valiente que confía en su memoria para llenar el carro de la compra. Es una tarea muy arriesgada, ya que de esta forma tenemos todas las papeletas para llevarnos a casa algo que no teníamos previsto.

Todo lo que sucede en el supermercado no es casual. La música, la luz, la temperatura, la disposición de los productos en los estantes, las ofertas, etc. Todo son estrategias de venta muy bien estudiadas y cuyo objetivo es asegurarse una buena venta. Esto no significa que haya que desconfiar de los puntos de venta, sino que, una vez más, ser críticos con lo que vamos a meter en el carro.

La lista nos permite discriminar lo que realmente necesitamos de lo que pueda ser un capricho. Los caprichos tienen cabida en nuestra vida, pero hay que estar seguros de que no van a suponer un desembolso imprevisto o un desequilibrio en nuestra dieta.

Mejor, alimentos de temporada

Que llevemos todo apuntado en una lista de la compra no quiere decir que no tengamos margen de maniobra. ¡Al contrario!

Planificar la compra con antelación en base a unas comidas semanales nos permite saber, por ejemplo, que necesitaremos comprar pescado. En lugar de indicar salmón, lo mejor es apuntar “pescado azul” y así poder escoger el mejor pescado en base a la temporalidad y la oferta. Lo mismo sucede con las frutas y verduras. Hay que escoger aquellos productos que están de temporada: además de estar a mejor precio, tendrán mejor sabor y el impacto medioambiental será menor. Tres pilares importantes de una compra inteligente.

Manejar una lista general permite también comparar productos. Si no tenemos una marca específica que adquirir, podemos abrir nuestro abanico de posibilidades mirando arriba y abajo en los estantes, buscando aquel producto cuyo precio por litro o kilo nos sea más interesante, o cuya composición nutricional responda mejor a nuestras necesidades. En esta comparativa de marcas no hay que desdeñar las marcas blancas, ya que pueden ser una opción muy interesante.

Sin excusas

Hacer la lista de la compra supone mucho menos esfuerzo de lo que uno pueda pensar. No hay nada como un trozo de papel sujeto con un imán o una pizarra en la cocina donde se vayan indicando los productos a medida que se van terminando. El día de la compra se repasa la lista teniendo en cuenta la planificación del menú semanal. Y si uno no quiere ir con el papelito al súper, no tiene más que hacerle una foto a la lista con el móvil.

Pronto saldrán las aplicaciones que nos permitan gestionar nuestra lista de la compra con solo un click. Si no “tiempo al tiempo”. Pero con más o menos tecnología, la lista de la compra siempre es necesaria para una compra con cabeza.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *