Saludabit

Bienvenido/a a la única plataforma independiente de salud promovida por consumidores

Advertisement
LayerSlider

Perros con leishmaniasis Mi mascota sana
Valora este contenido

Para que nuestra mascota disfrute de un buen estado de salud es importante que tenga unos hábitos de vida saludables, lo que incluye una correcta alimentación y un buen nivel de actividad física. De igual modo, es importante que acudamos al veterinario de manera rutinaria para analizar su estado de salud y poder detectar posibles problemas de manera rápida. Una de las enfermedades que puede afectar a nuestro perro es la leishmaniasis.

Qué causa la leishmaniasis

La leishmaniasis es una enfermedad parasitaria causada por un protozoo que es trasmitido a través de la picadura de un mosquito del género Phlebotomus.

Una vez contraída, se trata de una enfermedad crónica e incurable. Si no se detecta pronto y no se aplica a tiempo el tratamiento necesario, puede resultar mortal para el perro.

Es una enfermedad estacional que se relaciona con el ciclo de los mosquitos. Suele ser más común en zonas cálidas y húmedas y en las épocas más calurosas.

Puede afectar a cualquier raza canina y tiene un periodo de incubación de varios meses.

Síntomas de la leishmaniasis

Los perros que padecen leishmaniasis pueden presentar diversos síntomas con afectación de distintas zonas anatómicas. Algunos síntomas externos pueden servir para sospechar el diagnóstico, pero la afectación a nivel visceral puede pasar desapercibida. De este modo, podemos incluir como posibles síntomas:

  • Inflamación de los ganglios linfáticos.
  • Pérdida de pelo.
  • Crecimiento anormal de las uñas.
  • Dermatitis.
  • Úlceras en cabeza y extremidades.
  • Fatiga.
  • Pérdida de peso acusada.
  • Mal aspecto físico.

Prevención y tratamiento de la leishmaniasis

La enfermedad no tiene cura. El tratamiento es puramente paliativo, por lo que se centrará en tratar y disminuir los síntomas derivados de la enfermedad.

Por el momento, la prevención es la mejor cura. Para ello hay que evitar la picadura del mosquito que trasmite el parásito. La utilización de collares y productos antimosquitos, mosquiteras y fumigación en zonas de proliferación de mosquitos al aire libre pueden ser acciones que nos ayuden a prevenir que nuestro perro desarrolle la enfermedad.

Por otro lado, existe una vacuna desde 2012, pero no nos asegura un 100 % de inmunidad frente a la enfermedad. Por ello, es conveniente someter al perro a análisis periódicos que nos ayuden a detectar la presencia del protozoo cuanto antes.

Leishmaniasis en humanos

La leishmaniasis  es una enfermedad que también puede afectar al ser humano.

En el hombre, la leishmaniasis afecta sobre todo a zonas pobres y se asocia a casos de malnutrición, malas condiciones higiénicas y, sobre todo, a la debilidad del sistema inmunitario. También la deforestación y el cambio climático se asocian con su proliferación.

Solo una pequeña parte de las personas infectadas acaba padeciendo la enfermedad, por lo que su trascendencia epidemiológica es escasa.

 

Lo mejor para evitar que nuestro perro desarrolle leishmaniasis  es evitar las picaduras de los mosquitos y visitar al veterinario de forma periódica.

Una correcta asistencia sanitaria y contar con buenos profesionales de la salud es esencial para mantener un buen estado de salud y bienestar para ti y los tuyos.  También para tu mascota.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *