Saludabit

Bienvenido/a a la única plataforma independiente de salud promovida por consumidores

Advertisement
LayerSlider

Electrocardiogram, ecg background Sistema de Salud
Valora este contenido

España goza de buena salud. Esa es la principal conclusión que se puede extraer si analizamos diferentes parámetros de salud de la población y nos comparamos con los países de nuestro entorno. Sin duda, uno de los principales artífices de ello es el sistema sanitario público.

Sin embargo, existen puntos oscuros que conviene corregir para que nuestra salud continúe siendo buena. En este sentido, los recortes económicos experimentados en los últimos años pueden tener una repercusión negativa. Fruto de ello son las largas listas de espera de intervenciones quirúrgicas y consultas con especialistas que pueden considerarse incompatibles con una buena asistencia sanitaria. Veamos.

Sistema sanitario español

El sistema nacional de salud de España originariamente determinaba que todos los residentes tenían derecho a los servicios sanitarios, si bien recientemente se ha eliminado el derecho a la cobertura sanitaria a todos aquellos sin residencia legal permanente (excepto para los menores de 18 años y las mujeres durante el embarazo, parto y puerperio). La financiación del sistema sanitario público se produce mayoritariamente a través de los impuestos. Países como Dinamarca, Suecia, Finlandia, Italia y Reino Unido se rigen por un modelo similar.

En España solo existe el copago o pago directo por servicios a la hora de acceder a medicamentos y materiales ortoprotésicos.

Público y privado

El sistema público de salud convive con un sistema privado que siempre ha sido minoritario. Sin embargo, en los últimos años, el sector privado está creciendo, mientras la inversión en el sistema público disminuye. En estos momentos, la inversión pública representa el 71,5% de gasto sanitario, frente a un 28,5% de gasto privado.

Indicadores de salud en España y Europa

Según datos del Ministerio de Sanidad, la salud de los españoles está entre las mejores de Europa.

Así, España aparece a la cabeza en algunos indicadores como la esperanza de vida al nacer, con 82,5 años. La mortalidad general es de las más bajas, con 881,5 muertes por 100.000 habitantes. También la mortalidad por cáncer y por enfermedades cardiovasculares son de las más bajas de Europa, con 152,1 y 132,5 muertes por 100.000 habitantes, respectivamente.

Por el contrario, el porcentaje de diabéticos adultos es uno de los indicadores en los que España está por encima de la media europea, situándose en un 6,5%. La obesidad en España también se sitúa por encima de la media europea, con un 17% de personas mayores de 15 años con un IMC superior a 30.

Médicos en España

Según el Ministerio de Sanidad, en el año 2013, en el Sistema Nacional de Salud trabajaban 111.598 médicos, sin incluir los titulados en formación. El 68,7% prestaban sus servicios en hospitales, mientras que el 30,3% lo hacían en el servicio de atención primaria. Si tenemos en cuenta los médicos del sector público y del sector privado, la cifra total de médicos asciende a un total de 178.833.

Con estas cifras, la tasa de médicos por cada 1.000 habitantes se situó en 3,8. En la UE, la media de médicos es de 3,5.

En cuanto a enfermeros, en España se sitúa a la cola de Europa con 5,2 por 1.000 habitantes, siendo la media de la UE de 8,2.

De igual modo, España también está a la cola en número de camas, situándose en 3,1 por 1.000 habitantes. La media de la UE es de 5,2.

Debilidades del sistema sanitario español: recortes, listas de espera y especialidades ausentes

Gasto sanitario: el gasto público disminuye, el privado crece

En España, en 2013 el gasto sanitario representó un 8,9 por ciento del producto interior bruto, un 6,3 % financiado con recursos públicos y un 2,5 % con recursos privados. La media europea fue del 9,6 %.

De 2009 a 2013 la inversión pública pasó de75.000 a 66.000 millones, mientras que la inversión privada pasó de 24.000 a 26.000 millones.

El gasto sanitario total por habitante también disminuyó, pasando de 2.132 Euros en 2009 a 1.974 en 2013 (disminución del 1,9% en 5 años).

En el último año, el gasto sanitario público se redujo un 4,0 % y el gasto sanitario privado un 2,9 %.

Listas de espera

Según los datos del Ministerio de Sanidad correspondientes a finales de 2014, se pueden apreciar unas listas de espera excesivas.

El tiempo medio de espera quirúrgica se sitúa en 3 meses, encontrándose más de medio millón de personas esperando para ser operadas.

Por especialidades, destacan la cirugía general y digestiva con 83 días de media de espera; traumatología con 111 días de espera;  cirugía plástica con 131 días y neurocirugía con 158 días.

Casi un 10% de los pacientes tienen que esperar más de 6 meses para ser operados.

Si atendemos a intervenciones quirúrgicas concretas, tenemos que esperar una media de 74 días para una intervención de cataratas; 104 días para una intervención de prótesis de cadera; 77 días para una extirpación de amígdalas y 95 días para una intervención de varices.

En cuanto a las consultas con especialistas, las esperas medias para una primera consulta se situaron en 109 días para una consulta con el ginecólogo; 82 días de espera para tener una consulta con el oftalmólogo; 61 días para una consulta con el dermatólogo y 55 días para una consulta con el cardiólogo. A todas luces, unos plazos excesivos.

Especialidades ausentes

Finalmente, hay que señalar la no inclusión (o la inclusión puramente aparente) de especialidades como nutrición y dietética, odontología, psicología o fisioterapia que deberían estar atendidas dentro del sistema sanitario y disponer de recursos suficientes. De igual modo, los materiales ortoprotésicos y otros elementos como audífonos, complementos oftalmológicos, entre otros, no están cubiertos por el sistema de salud.

En Saludabit queremos que tu salud y la de los tuyos sea la mejor.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *