Saludabit

Bienvenido/a a la única plataforma independiente de salud promovida por consumidores

Advertisement
LayerSlider

Herpes labial, remedios y tratamientos Salud y enfermedad
4.8 (96.67%) 6 votes

El herpes labial es una infección que afecta a más de la mitad de la población. Salvo excepciones, se trata de una afección leve que se cura por sí misma.

Qué es el herpes labial

El herpes labial es una infección de la piel causada por un virus. Se presenta en forma de grupos de vesículas que aparecen en zonas próximas a los labios y la nariz. Es bastante frecuente y muy contagioso.

Popularmente se conoce como “calenturas” y suele aparecer tras haber tenido fiebre o catarros.

Síntomas del herpes labial

Los síntomas están caracterizados por las lesiones producidas en un área de la piel. En la zona afectada se comienza a sentir picor, sensación de hormigueo, cosquilleo y ardor. A continuación, aparecen unas ampollas pequeñas llenas de líquido amarillento y claro que se pueden romper y supurar.

Cuando se revientan las vesículas, aparece una costra. Normalmente tarda unas dos semanas en curar del todo y no deja cicatrices.

El diagnóstico suele ser visual.

Cuáles son las causas del herpes labial

El causante del herpes labial es el virus del herpes simple tipo 1(VHS-1). El primer contagio se suele producir durante la infancia. En este caso, la primera manifestación de la infección suele ser más severa, luego el virus permanece de manera latente en los ganglios nerviosos hasta que en determinadas circunstancias el virus sale de su estado de latencia y viaja por las terminaciones nerviosas a un área de la piel donde produce un brote. Las infecciones recurrentes suelen ser menos severas y más cortas que la inicial. La infección dura toda la vida y ningún tratamiento puede curar para siempre el herpes labial.

Factores desencadenantes de herpes labial

Los brotes y las manifestaciones cutáneas de la infección pueden desencadenarse por diversos factores, entre los que se destacan:

  • Exposición al sol.
  • Fiebre.
  • Estrés.

Factores de riesgo y complicaciones del herpes simple

Normalmente el herpes es una infección leve que transcurre sin complicaciones, y se cura sola. Pero en algunos casos, la infección podría ser más grave, lo que hace necesario la consulta con el médico. Ejemplos de ello son los casos en los que las lesiones se presentan cerca de los ojos o en los ojos, también en casos de personas afectadas con un sistema inmunitario debilitado por causa de ciertas enfermedades o el tratamiento con ciertos medicamentos. Otras complicaciones del herpes pueden ser llagas y ampollas en la boca, diseminación del virus a otras zonas de la piel o sobreinfección bacteriana de la lesión.

Tratamientos del herpes labial

El herpes labial generalmente se cura solo, sin necesidad de tratamiento, en una o dos semanas. En algún caso, pueden tardar más.

Se puede optar por un tratamiento con fármacos antivirales, aunque no son demasiado efectivos. En algunos casos, logran acortar un poco la duración de los síntomas. Y además, no curan la infección. En general, los tratamientos por vía oral son más efectivos que las cremas. Si se opta por un tratamiento, conviene empezar lo antes posible, incluso antes de que empiecen los síntomas.

El fármaco de elección suele ser el Aciclovir. Se puede administrar por vía tópica, en crema, sobre las lesiones, o por vía oral en comprimidos.

Su uso resulta controvertido ya que el aciclovir tópico no ha demostrado prácticamente eficacia en el tratamiento del herpes labial e incluso el aciclovir oral tiene un mínimo efecto. Ante los herpes recurrentes, es valorable la terapia con aciclovir oral, que puede ser efectiva en prevenir brotes sucesivos.

Aparte de este fármaco, otros antivirales son valaciclovir, famciclovir, penciclovir.

Remedios caseros para las calenturas

Existen multitud de remedios para tratar el herpes labial, ya sean de tipo casero o medicina alternativa. Los métodos más conocidos son remedios que se aplican de manera tópica sobre el herpes, como el própolis, el aceite de árbol de té (también utilizado como antipiojos, entre otros usos), el alcohol, incluso el ajo. No hay evidencia de que mejoren o acorten la lesión, pero en general se consideran inocuos, excepto el aplicar alcohol en exceso que puede resecar la piel.

Existen unos parches trasparentes o apósitos para el herpes labial, hechos de hidrocoloides que en algunas personas pueden aliviar un poco los síntomas como el dolor y proteger la lesión.

En caso de dolor e inflamación en la lesión, aplicar un poco de frío puede ayudar.

Prevención del herpes labial

Los virus del herpes se contagian fácilmente a partir de las personas que tienen un brote activo. Sin embargo, el virus puede transmitirse desde superficies bucales o cutáneas en apariencia normales y asintomáticas, aunque el mayor riesgo de transmisión tiene lugar cuando hay úlceras activas.

Se puede prevenir su contagio evitando el contacto personal con una persona infectada y con un brote activo, por ejemplo, mediante un beso. También se aconseja no tocar la lesión producida por el herpes y evitar tocar o compartir los utensilios que hayan estado en contacto con la lesión, por ejemplo, máquinas de afeitar, cacaos labiales, toallas, vasos, cubiertos, entre otros.

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *