Saludabit

Bienvenido/a a la única plataforma independiente de salud promovida por consumidores

Advertisement
LayerSlider

aufgezogene Insulinspritze Medicamentos
Valora este contenido

El tratamiento de la alergia pasa por 3 tipos de estrategias: evitar el alérgeno responsable de la alergia, tomar medicamentos antihistamínicos y descongestionantes para el control de los síntomas y, por último, la administración de vacunas para la alergia.

Vacunas para la alergia

Al tratamiento con vacunas para la alergia se le denomina inmunoterapia alérgica (ITA). La ITA es el único tratamiento que puede llegar a curar la alergia de forma definitiva, ya que funciona atajando la causa y modificando el proceso de la enfermedad. Esta es la diferencia fundamental con respecto a los tratamientos sintomáticos que, como su propio nombre indican, solo alivian los síntomas de la alergia y no son tratamientos curativos.

Al contrario que la mayoría de vacunas, no se trata de una vacuna preventiva, sino que se administra una vez que la enfermedad, en este caso la alergia, ya se ha manifestado. De este modo, el tratamiento con ITA consiste en la administración gradual de dosis crecientes del extracto alergénico al que la persona es alérgica, con objeto de inducir tolerancia al mismo y reducir, hasta su desaparición, los síntomas y signos de la alergia.

Tipos de vacunas

Existen 2 tipos de ITA o de vacunas para la alergia:

  • Las que se administran por vía subcutánea, es decir, inyectadas.
  • Las que se administran por vía sublingual, es decir, colocando el principio activo debajo de la lengua. Entre estas últimas, podemos encontrar vacunas en forma de gotas o aerosol y vacunas en forma de comprimidos liofilizados que se disuelven bajo la lengua.

La ITA solo está indicada para el tratamiento de las alergias respiratorias, es decir, aquellas que cursan con síntomas de asma y/o rinitis y/o rinoconjuntivitis; como por ejemplo: la alergia al polen, a los ácaros, a los hongos y a los epitelios de animales. También está indicada para alergias a la picadura de las abejas y las avispas.

Las vacunas inyectadas (ITA de administración subcutánea) son las más conocidas y las más habituales, ya que son las que llevan más tiempo comercializadas. Su mayor inconveniente tiene que ver con su administración ya que requieren ser inyectadas y para ello es necesario acudir a un centro médico. Por otro lado, tienen la ventaja de que la administración es periódica (una vez al mes).

Las vacunas sublinguales son más recientes y su mayor ventaja sobre las subcutáneas radica en su modo de administración, ya que se evitan las inyecciones y no es necesario acudir a un centro sanitario. Su gran inconveniente, por otro lado, es que se han de administrar todos los días o en días alternos.

En cualquier caso, tanto las vacunas subcutáneas como las sublinguales son eficaces y seguras. En ambos casos, las reacciones adversas más frecuentes son de tipo local. En el caso de las vacunas subcutáneas, se puede producir inflamación o enrojecimiento en el lugar de la inyección y en el caso de las sublinguales, se puede producir irritación de la mucosa oral. No obstante, hay que resaltar que, aunque muy infrecuentemente, las vacunas subcutáneas pueden llegar a desencadenar reacciones adversas más graves de tipo anafiláctico tras su administración y por ello deben administrarse siempre en consulta, bajo supervisión del profesional sanitario.

Precio de las vacunas

En España, el tratamiento con ITA está financiado por el Sistema Nacional de Salud, aunque las recetas requieren de visado médico.

Es importante informarse, en la consulta del médico o en la farmacia, de a cuánto va a ascender el coste del tratamiento, especialmente teniendo en cuenta que este puede durar entre 3 y 5 años. Las vacunas para la alergia, generalmente, se preparan de forma individualizada para cada paciente y dependiendo del laboratorio fabricante, los precios pueden variar.

Para saber si podemos curar nuestra alergia con vacunas, lo mejor es acudir a la consulta del especialista en alergias o a nuestro alergólogo de confianza.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *