Saludabit

Bienvenido/a a la única plataforma independiente de salud promovida por consumidores

Advertisement
LayerSlider

Disfruta de tu bienestar con estos consejos para evitar el jet lag Bienestar, equilibrio y salud mental
5 (100%) 2 votes

Es un hecho que las facilidades y los avances tecnológicos nos permiten viajar de forma más rápida, sencilla y recorriendo una distancia mucho mayor. Sin embargo, cuando decidimos emprender un largo trayecto, atravesando océanos y continentes, nos enfrentamos al cansancio y las molestias derivadas del famoso jet lag. Esta alteración de nuestro ritmo biológico interno se produce cuando viajamos a lugares en una zona horaria distinta.

En ocasiones, el desorden en el sueño puede ocasionar algunos síntomas como dolor de cabeza, náuseas y falta de apetito. Suele ser un estado bastante incómodo, que afecta a tu bienestar general y que puede durar hasta dos semanas. Para que después y durante el trayecto te encuentres perfectamente, Saludabit te recomienda que sigas los siguientes consejos saludables, evitarás la ansiedad durante tus días de descanso y conseguirás dormir bien.

Antes de volar

Los días previos al viaje, tendrás que poner de tu parte. Empieza a ajustar tu mente y tu rutina diaria al destino. Durante la semana anterior al trayecto, lo mejor es dormir bien y llevar a cabo una pequeña adaptación, dependiendo del destino. En definitiva, deberías intentar alterar los patrones de sueño para que, en mayor o menor medida, se parezcan a los del nuevo horario.

Como de costumbre, procura llevar una dieta equilibrada rica en vegetales y adáptala a la nueva rutina. Retrasa o adelanta el horario de comidas y procura que sea lo más saludable posible para disminuir el efecto del jet lag. Debes comer muy bien en el desayuno del día que cojas el avión y ligero los dos días anteriores.

En el avión

Lo primero que debes hacer en cuanto subas al avión es cambiar la hora. Si ajustas tu reloj a la hora de destino, psicológicamente, te estarás preparando para el horario al que te diriges. La cafeína y el alcohol no son amigos del jet lag. Evita el café, los refrescos de cola, las bebidas energéticas y el alcohol.

Cuando aterrices

Tras un largo trayecto, es recomendable hacer ejercicio y estirar los músculos para evitar la rigidez y alcanzar el bienestar corporal. Una vez hayas llegado, ya puedes empezar a adaptarte a la nueva zona horaria. Come tres veces al día y duerme las mismas horas a las que estás acostumbrado, siempre acorde al horario del lugar en el que te encuentras. Lo mejor es que, durante el día, salgas y disfrutes del paisaje que te ofrece el destino. Acostumbrarse al ciclo de luz y oscuridad es una de las prioridades para que nuestro cuerpo descanse y se habitúe al cambio de horas.

A pesar de estos consejos, este desorden interno actúa de forma completamente distinta según la persona y según los hábitos de vida a los que esté acostumbrado. En general, intenta adaptar tus rutinas al lugar de destino para dormir bien y reducir el efecto del jet lag en tu cuerpo.

Para más información o en caso de duda, puedes consultar con nuestros expertos en salud por teléfono o encontrar un psicólogo cerca de ti.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *