Saludabit

Bienvenido/a a la única plataforma independiente de salud promovida por consumidores

Advertisement
LayerSlider

El abuso del Almax y otros antiácidos Medicamentos
4.5 (90%) 4 votes

Muchas personas utilizan los medicamentos antiácidos de manera habitual para contrarrestar las molestias estomacales y la acidez. Si bien no se trata de medicamentos que entrañen riesgos importantes, es preciso atender a las indicaciones de uso y a los consejos del médico.

Cómo funcionan los antiácidos

Los antiácidos son un grupo de medicamentos compuestos principalmente por sales minerales (sales de aluminio, de calcio o de magnesio) o también por bicarbonato sódico, que tienen la capacidad de neutralizar el ácido clorhídrico del estómago, eliminando o disminuyendo con ello la sensación de acidez estomacal de forma temporal.

Los antiácidos suelen presentar en su composición una mezcla de varias de estas sales y en ocasiones también añaden otro principio activo de la familia de los alginatos, cuyo efecto radica en la formación de una película o cubierta gelatinosa que protege la mucosa gastrointestinal frente al contacto del ácido del estómago.

Existen multitud de marcas comerciales (como, Almax, Maalox, Rennie, Gaviscon, Sal de Fruta Eno, etc…) y se suelen presentar en forma de comprimidos masticables, suspensiones orales o también en sobres.

Efectos adversos y contraindicaciones de los antiácidos

Los antiácidos se pueden comprar en la farmacia sin necesidad de receta médica, pero hay que tener en cuenta que el alivio que producen es sólo temporal.

Es cierto que su uso de forma ocasional no entraña riesgos importantes, sin embargo, su administración de manera crónica puede ocasionar problemas serios.

El primer efecto a tener en cuenta es que estos medicamentos dificultan la absorción de otros fármacos. Esta interacción será de mayor o menor importancia, dependiendo de la naturaleza de los otros tratamientos farmacológicos.

Por ejemplo, algunos antiácidos interaccionan con los anticonceptivos de emergencia -los conocidos como “la píldora del día después”- hasta el punto de que podrían afectar a su eficacia. En este caso, se recomienda no tomarlos de manera conjunta.

Otro problema grave que puede ocasionar el uso de estos medicamentos es la acumulación de sales, sobre todo en personas con problemas de riñón. De hecho, dependiendo de la gravedad de la insuficiencia o fallo renal, el uso de estos medicamentos puede estar totalmente contraindicado.

Más allá de esos casos, los antiácidos son medicamentos relativamente seguros, siempre que se usen de acuerdo con las instrucciones que aparecen en el prospecto. Es importante no abusar de los antiácidos, especialmente si los estamos adquiriendo sin receta médica para el alivio ocasional de reflujo, acidez o ardor de estómago.

En caso de necesitar tomar antiácidos de forma regular o prolongada en el tiempo, deberemos acudir al médico para investigar cuáles son las causas subyacentes al problema de acidez crónica o recurrente.

Saludabit te recomienda un uso racional de los medicamentos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *