Celiaquía o enfermedad celíaca

La celiaquía, o mejor, su causante, el gluten, ha pasado a primera línea de la actualidad por la moda de eliminarlo de la dieta sin una causa justificada, basándose en supuestos beneficios que no están sustentados por ninguna evidencia. Los que sí tienen justificado eliminar el gluten de su dieta son los celíacos, una vez haya sido diagnosticada la enfermedad por un especialista en aparato digestivo.

celiaquía

Salud

Qué es la celiaquía

La enfermedad celíaca o celiaquía se caracteriza por la intolerancia al gluten, una proteína que se encuentra en algunos cereales, como el trigo, el centeno, la cebada, la avena (en este caso existe cierta controversia) o el triticale (un híbrido entre el trigo y el centeno).

Dos cereales libres de gluten que se pueden consumir sin problema son el arroz y el maíz.

La manifestación más conocida de la celiaquía es la que se produce a nivel digestivo. Al ingerir alimentos con gluten, debido a una reacción anómala del propio sistema inmunitario, la mucosa del intestino delgado se ve afectada: las vellosidades intestinales que recubren el intestino delgado desaparecen, las enzimas que hacen posible la digestión disminuyen… Ello conduce a la aparición de molestias digestivas y, lo que es más grave, a una inadecuada absorción de los nutrientes.

Celiaquía: un trastorno muy variable

La enfermedad celíaca tiene una importante base genética (la incidencia en hermanos es muy alta) y es más frecuente en mujeres. Es, de todas formas, un trastorno muy variable en su forma de presentación. En ciertas personas los síntomas son insidiosos –pueden pasar desapercibidos o ser atribuidos a otras causas- mientras que otros sufren graves consecuencias si no es retirado el gluten de la dieta.

Aunque la enfermedad puede manifestarse a cualquier edad, se distinguen dos picos principales, uno en la infancia (entre los dos y los seis años, aproximadamente) y otro en la edad adulta (entre los veinte y los cuarenta años). Curiosamente, muchos de estos pacientes adultos recuerdan a posteriori haber presentado en la infancia síntomas compatibles con enfermedad celiaca que luego se hicieron menos evidentes.

Síntomas de la celiaquía

Los síntomas más conocidos de la enfermedad celíaca son las molestias digestivas, como diarrea, sensación de hinchazón abdominal o episodios de dolor. Las heces pueden contener gran cantidad de grasa, lo que les confiere un aspecto peculiar: son voluminosas, brillantes y se adhieren con firmeza al inodoro (esteatorrea). Puede haber también náuseas y pérdida de apetito.

Puede suceder, sin embargo, que los síntomas digestivos estén ausentes o pasen desapercibidos, de forma que solo se manifiesten los problemas derivados de la deficiencia nutricional: cansancio, pérdida de peso, retraso del crecimiento, debilidad ósea, anemia… Incluso infertilidad o abortos espontáneos repetidos en el tiempo.

La intolerancia al gluten puede manifestarse también en forma de una erupción cutánea crónica, que suele acompañar de picor. Es lo que se llama dermatitis herpetiforme, que además puede no acompañarse de otros síntomas típicos de la enfermedad celíaca.

Diagnóstico de la celiaquía

La variabilidad en los síntomas de la celiaquía complica el diagnóstico: no siempre se piensa en ella como responsable, sobre todo cuando los síntomas digestivos no son los más evidentes.

Una vez que se sospecha de una posible celiaquía, el primer paso, cuando ya se ha realizado una completa historia clínica, es la medición de marcadores serológicos en sangre. Se trata de anticuerpos que el cuerpo humano produce como consecuencia de la reacción al gluten. Entre ellos se encuentran los anticuerpos antitransglutaminasa, los anticuerpos antiendomisio o los anticuerpos antigliadina. La biopsia de intestino, realizada mediante endoscopia, suele ser necesaria para saber si eres celíaco. Cuando ambas (serología y biopsia) señalan en la misma dirección, el diagnóstico se considera más probable que si solo una de ellas lo hace.

Tratamiento de la celiaquía

Desde la introducción de las dietas sin gluten, la enfermedad celíaca ha mejorado notablemente su pronóstico. La mayoría de las personas mejora en pocas semanas y lleva una vida absolutamente normal, salvo en lo referente a sus limitaciones dietéticas.

Una vez diagnosticada la enfermedad, el tratamiento consiste en retirar el gluten de la dieta. Hay que excluir, por tanto, todos los alimentos que lleven como ingrediente cualquiera de los cereales que lo contienen y sus derivados. La dieta sin gluten debe mantenerse durante toda la vida.

Entre los alimentos que con seguridad contienen gluten se encuentran el pan, la bollería, la pastelería o la repostería elaborados con las harinas procedentes de los cereales mencionados, la pasta, las bebidas destiladas o fermentadas a partir de cereales (cerveza, whisky, etc.) y las bebidas malteadas.

Otros alimentos pueden contener gluten de forma menos evidente en su composición: ciertos embutidos, los quesos fundidos de sabores, los patés, los preparados de carne y de pescado, los helados, etc. Incluso algunos medicamentos y productos farmacéuticos pueden contenerlo.

Alimentos “gluten free”

Entre los alimentos aptos para celíacos, libres de gluten o “gluten free” se encuentran la leche y sus derivados, la carne, las vísceras y el pescado fresco, los huevos, las frutas y verduras, las legumbres, el aceite, el azúcar y el vino. Dos cereales libres de gluten que se pueden consumir sin problema son el arroz y el maíz. Como norma general, se recomienda basar la dieta del celíaco en estos alimentos en su forma más natural posible, evitando toda elaboración, manufactura o envasado que carezca de una garantía absoluta. De todos modos, es obligatorio que en el etiquetado de los alimentos aparezca indicado la lista de alérgenos. Por lo tanto, un producto que contenga gluten vendrá indicado de forma destacada. Lo mismo sucede en el caso de los alimentos vendidos a granel.

 

Saber más

- Encuentra un especialista en aparato digestivo o un alergólogo cercano con el Plan Saludabit Plus.

- Habla con expertos. Saludabit

- Alergia. Biblioteca Saludabit.

- Alergia alimentaria infantil. Blog Saludabit.

Twitsumen

La intolerancia al gluten provoca celiaquía, por lo que su tratamiento debe contemplar su eliminación de la dieta. En otras circunstancias no tiene sentido eliminarlo #Saludabit

Compartir en: