¿Cuánto alcohol puedo beber?

El alcohol es una droga que causa dependencia, además de trastornos psicológicos, cáncer y daño fetal, entre otras patologías. Además, es un elemento directamente implicado en problemas sociales, como la violencia doméstica, accidentes de tráfico y otro tipo de  accidentes.

Sin embargo, los tópicos sobre los beneficios del consumo de alcohol están plenamente integrados en nuestra cultura. En este sentido, son frecuentes en los medios de comunicación los mensajes sobre los efectos positivos que el consumo de algunas bebidas alcohólicas tiene para la salud. Estos mensajes se lanzan sin matices y sin contextualizar, con lo que el mensaje recibido por gran parte de la población puede ser equívoco.

La cuestión no es tanto si el alcohol es bueno o es malo -Paracelso ya tenía claro que el veneno depende de la dosis- sino qué cantidad puede llegar a ser claramente perjudicial para la salud y qué cantidad puede, si es el caso, mejorarla.

alcohol-salud

Salud

Consumo de alcohol adecuado: ¿cuál es el límite?

Una elevada ingesta de alcohol se relaciona con un aumento de la mortalidad y un aumento del riesgo de padecer diversas enfermedades: cáncer del tracto digestivo (boca, esófago, laringe y faringe), patologías hepáticas (entre ellas, cirrosis), pancreatitis aguda y crónica, y problemas cardiovasculares (hipertensión, miocardiopatía, arritmias y eventos cerebrovasculares hemorrágicos). Además, los trastornos neurológicos como la neuropatía alcohólica y la demencia alcohólica no son infrecuentes. Un consumo de alcohol elevado también se relaciona con un mayor riesgo de padecer episodios depresivos, obesidad, fragilidad ósea, trigliceridemia, cáncer de mama, suicidio, etc.

Por el contrario, una ingesta de alcohol leve-moderada parece disminuir la mortalidad total y la mortalidad cardiovascular por medio del aumento del colesterol HDL, el efecto antiagregante plaquetario, y en individuos con diabetes tipo 2, por medio de una mejora de la resistencia a la insulina.

Recomendaciones: ¿qué es un consumo de alcohol leve-moderado?

Las recomendaciones de consumo de alcohol deben distinguir entre hombres y mujeres. Fisiológicamente, las mujeres tienden a presentar mayores niveles de alcohol en sangre que los hombres para ingestas comparables, dado su menor contenido en masa magra y agua, donde el alcohol se diluye.

Las recomendaciones de consumo de alcohol aconsejan no más de dos bebidas o unidades de alcohol* al día para hombres y una para mujeres. Un consumo por debajo de esos límites se puede catalogar como de bajo riesgo (el término consumo seguro o saludable debería evitarse ya que el alcohol nunca es completamente seguro).  

*Una unidad de alcohol es el equivalente a 10 g de etanol puro de una bebida alcohólica. Esto equivale a una copa de vino (100 ml), un vaso de cerveza (250 ml) o un chupito de destilado (30 ml).

Consumo de alcohol, salud y enfermedad

Salud cardiovascular

En comparación con abstemios o grandes bebedores, una ingesta moderada de alcohol puede tener beneficios para la salud, en particular relacionado con la patología coronaria y el riesgo cardiovascular.

Diversos estudios de observación sugieren que un consumo de alcohol regular leve-moderado (definido como 20-30 g de alcohol al día) disminuye el riesgo de patología coronaria en comparación con los no bebedores o los grandes bebedores. Este efecto protector se ha encontrado en diferentes grupos, incluyendo individuos sin patología coronaria de inicio, aquellos con factores de riesgo para la patología coronaria y adultos por encima de 65 años. Efectos similares se han encontrado para casos de ictus.

En cuanto a la tensión arterial, uno de los principales factores de riesgo cardiovascular, múltiples estudios han mostrado una asociación entre el exceso en la ingesta de alcohol y el desarrollo de hipertensión arterial. Los pacientes que ingieren más de dos bebidas al día pueden duplicar el riesgo de incidencia de hipertensión frente a los no bebedores. Por otro lado, una ingesta moderada de alcohol parece tener un efecto cardioprotector, incluso en pacientes con hipertensión preexistente.

Las causas para la reducción del riesgo de eventos cardiovasculares parecen centrarse en el aumento de colesterol HDL (colesterol bueno), una mayor sensibilidad a la insulina y beneficios en la actividad trombótica y la inflamación.

Cáncer

El consumo de alcohol es un factor de riesgo relacionado con la aparición de diversos tipos de cáncer, entre los que se cuentan el cáncer de todos los órganos del aparato digestivo, la cavidad bucofaríngea y, en mujeres, el cáncer de mama. El riesgo está directamente relacionado con el grado de consumo.

El riesgo de cáncer de mama se ve incrementado por el consumo de alcohol debido al incremento de los niveles de estrógenos.

Diabetes tipo 2

Diversos estudios señalan el efecto beneficioso de un consumo de alcohol moderado frente al riesgo de padecer diabetes tipo 2, tanto en individuos con normopeso como en individuos con sobrepeso. El mecanismo que se señala para ello es el aumento de sensibilidad de los tejidos a la insulina provocada por el alcohol.

Osteoporosis

Existen bastantes evidencias sobre la relación entre un consumo de alcohol moderado y una mayor densidad mineral ósea en mujeres postmenopáusicas y también hombres mayores. La relación con consumos altos de alcohol es inversa. Por otro lado, un mayor consumo de alcohol se relaciona con un mayor número de caídas y fracturas.

Bebidas alcohólicas: una incógnita para el consumidor

Más allá del efecto directo que pueda tener el alcohol sobre la salud, existen cuestiones sobre las bebidas alcohólicas que quedan ocultas para el consumidor, como su aporte calórico, composición, etc. Las bebidas alcohólicas suelen ser nutricionalmente irrelevantes, ya que no suelen contener cantidades importantes de nutrientes. Sin embargo, su contenido de alcohol determina que su aporte calórico no sea, en muchas ocasiones, nada despreciable. Teniendo en cuenta que cada gramo de alcohol proporciona 7 kcal, una cerveza de 33 cl, proporciona más de 90 kcal, sin tener en cuenta las calorías provenientes de otros componentes presentes en la cerveza. Esta información es especialmente relevante en casos de sobrepeso u obesidad.

Por otro lado, muchas bebidas alcohólicas incorporan diferentes ingredientes y aditivos que, como sucede en los alimentos, deberían estar a disposición del consumidor en la etiqueta, donde sería deseable, igualmente, que apareciera la información nutricional de cada bebida y la fecha de consumo preferente.

¿Brindar o no brindar con alcohol?

Un consumo de alcohol moderado se asocia con una menor mortalidad y puede tener beneficios cardiovasculares. En pacientes sin enfermedad, las recomendaciones genéricas que se pueden sugerir son de no más de 2 bebidas al día para los hombres y no más de una bebida para las mujeres no embarazadas.

En este sentido, es necesario precisar que el riesgo-beneficio asociado a un consumo moderado de alcohol variará en función de los diferentes grupos de edad y de población. Es sabido que la ingesta de alcohol incrementa el riesgo de cáncer de mama en mujeres. Para una chica joven con un bajo riesgo cardiovascular, el aumento del riesgo de cáncer de mama relacionado con la ingesta de alcohol puede sobrepasar al potencial beneficio cardiovascular que un consumo moderado le podría proporcionar. De igual modo, para una mujer de 60 años con mayor riesgo cardiovascular que la chica joven, sí puede ser beneficioso ese consumo moderado por su beneficio cardiovascular.

Por lo tanto, el consejo de continuar, iniciar, modificar o abandonar el hábito de consumir bebidas alcohólicas debería hacerse exclusivamente de forma individual, valorando los riesgos y beneficios posibles en cada paciente, en función de sus características, como el origen étnico (genética), la edad, las patologías de base, los antecedentes familiares de ciertas enfermedades, los hábitos de vida, etc.

Finalmente, hay que señalar la dificultad de emitir mensajes contundentes y definitivos sobre el tema del consumo de alcohol moderado y su efecto sobre la salud ya que se trata de un tema controvertido. Muchos de los estudios sobre este tema adolecen de defectos y factores de confusión que hacen muy difícil extraer conclusiones definitivas, por lo que lo más razonable es ser cautos. 

No queremos ser aguafiestas, pero cuantos menos brindis, mejor para tu salud.

Saber más

- Encuentra un experto en consumo de alcohol con el Plan Saludabit Plus

Habla con expertos. Saludabit

- Riesgo cardiovascular. Indicadores de Salud. Saludabit

- IMC. Indicadores de Salud. Saludabit

 

 

 

 

Twitsumen

Hombres 2, mujeres 1, límite recomendado de bebidas alcohólicas al día. Riesgo 0=bebidas 0 #Saludabit

Compartir en: