Medicina ¿alternativa?

Lo alternativo gusta, eso es indudable. También como remedio a nuestros males (sobre todo cuando la medicina tradicional no nos ha ofrecido una solución satisfactoria para nuestros problemas).

Pero cómo no va a funcionar –se oye argumentar- si se lleva practicando en China desde hace miles de años… Para algunos ese puede ser un argumento suficiente, pero antes de dejarnos agujerear como una aceituna, deberíamos conocer qué hay detrás de las conocidas como medicinas o terapias alternativas.

Salud

¿Alternativa a qué?

Quizás utilizar la palabra alternativa no es lo más adecuado, ya que se puede transmitir el mensaje erróneo de que pueden sustituir a los tratamientos convencionales o farmacológicos, sobre todo si nos referimos a enfermedades graves. En este sentido y en algunos casos, se pueden contemplar como tratamientos complementarios que pueden resultar útiles para resolver o atenuar algunas afecciones leves.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que dentro de las conocidas como medicinas o terapias alternativas existen diversidad de disciplinas que configuran un grupo muy heterogéneo. Dentro de este grupo podemos encontrar disciplinas consolidadas por una base sólida de evidencia científica, como la fitoterapia, de la que se puede afirmar que es la madre de la ciencia farmacológica moderna. Pero también disciplinas con una base más discutible como la acupuntura o la homeopatía.

Finalmente, en muchas ocasiones los pacientes se sienten mejor atendidos por un terapeuta alternativo que por su médico convencional, que solo le puede dedicar unos minutos y a veces sin prestar toda la atención que debiera. De este modo, las terapias alternativas constituyen, a menudo, el refugio de quienes no han encontrado respuesta en la medicina convencional.

Homeopatía

La homeopatía se basa en el trabajo realizado por el médico alemán Hahnemann a finales del siglo XVIII. Parte del principio de similitud, según el cual una sustancia que provoca una dolencia es capaz igualmente de curarla. Para ello es preciso tomarla muy diluida, en dosis prácticamente indetectables.

Los críticos de la homeopatía equiparan la eficacia de estos remedios a la del placebo o tratamiento sin efecto real, pues la sustancia activa se administra en cantidades demasiado bajas como para producir efecto.

Evidencias sobre la homeopatía

La eficacia de la homeopatía no ha podido ser corroborada por estudios clínicos con garantías. Muchos de los pacientes que han recibido tratamiento homeopático y muestran su satisfacción lo hacen por el trato recibido por el profesional homeopático en comparación con el del médico tradicional, junto con el efecto placebo.

Acupuntura

Remotos parajes orientales, cargados ambientes de incienso y especias exóticas, asistentes en kimono que se disponen a clavar sus afiladas agujas en nuestra espalda mientras alternan enormes sonrisas con eufónicos salmos de pronunciación imposible. Son algunas de las evocadoras imágenes relacionadas con la acupuntura que los profanos podrán tener. Nada más alejado. La acupuntura hace ya varias décadas que llegó hasta occidente y su difusión está muy extendida entre los asiduos a las terapias alternativas.

La acupuntura es una técnica originaria de China. Está basada en la estimulación de ciertos puntos del organismo por medio de la introducción de agujas finas en la piel. Sus efectos parecen relacionados con la liberación de moléculas y de hormonas con efectos sobre la percepción del dolor, la sensación de bienestar, etc. Además, puede provocar diversas reacciones del organismo que pueden tener consecuencias terapéuticas, como vasoconstricción, vasodilatación o relajación muscular. La acupuntura no debe verse como una terapia alternativa a las convencionales. Es más un complemento que un sustituto.

Evidencias sobre la acupuntura

Existen grandes dificultades para demostrar el verdadero efecto de la acupuntura sobre problemas concretos de salud. Para que un tratamiento pueda estudiarse en toda su dimensión y comprobar si efectivamente funciona, es necesario compararlo con un placebo (en el caso de un fármaco es fácil, pues el placebo será una pastilla sin el principio activo que se quiere estudiar). El placebo que suele utilizarse en acupuntura consiste en técnicas de acupuntura ficticias en las que no se produce incisión, esta es menor o no se realiza en la zona supuestamente correcta. En cualquier caso, es complicado considerar esta técnica ficticia como un placebo real.

En cuanto a la evidencia existente derivada de los estudios clínicos llevados a cabo, no existe una evidencia sólida sobre los efectos beneficiosos de la acupuntura  en la mayoría de los casos estudiados. En casos de migraña, los estudios disponibles sugieren que la acupuntura es al menos tan efectiva como el tratamiento preventivo con fármacos y tiene menos efectos adversos. Igualmente, la acupuntura ha mostrado ser una herramienta no farmacológica valiosa para pacientes con episodios de dolor de cabeza tensionales.

Osteopatía y quiropráctica

Las terapias manipulativas como la osteopatía y la quiropráctica tienen un origen parecido. Ambas se gestaron en Estados Unidos a finales del siglo XIX. En su origen, se presentan como sistemas médicos completos, con la pretensión de abordar cualquier problema de salud desde un planteamiento holístico o global, en el que todos los sistemas corporales están interconectados.

La osteopatía parte de la idea de que es posible estimular la capacidad del organismo para autorrepararse y de que cualquier alteración en el comportamiento de un órgano se refleja en el resto del cuerpo, pues todas sus partes están estrechamente interrelacionadas. Recurre a una gran variedad de técnicas de manipulación que se aplican al conjunto del cuerpo, es decir, tanto a los tejidos blandos como a los huesos y articulaciones, con especial insistencia en la puesta a punto del sistema músculo-esquelético y la mejora de la circulación sanguínea.

La quiropráctica parte de la idea de que la correcta posición de las vértebras es esencial para el bienestar del organismo, pues de lo contrario, pueden comprimirse nervios que a su vez provoquen dolores o trastornos diversos. Usa técnicas de manipulación de la columna vertebral para recolocar la espina dorsal y restituir su movilidad natural. Al igual que la osteopatía, la quiropráctica se define en su origen como un sistema completo de medicina, por lo tanto pretende dar solución a todos los problemas de salud. Sin embargo, en la actualidad los profesionales que administran estas terapias se centran principalmente en desórdenes músculo-esqueléticos, como pueda ser la lumbalgia

Evidencias sobre la osteopatía y la quiropráctica

Existe considerable evidencia de la efectividad de las terapias manipulativas para el tratamiento del dolor de espalda y cuello. Por otro lado, se han dado casos de efectos adversos graves como ictus y daños en la médula espinal tras la manipulación cervical, si bien, la mayoría de efectos son ligeros dolores en la zona manipulada que desaparecen dentro de las siguientes 24 horas.

Twitsumen

La medicina alternativa debería ser en todo caso medicina complementaria. En el caso de la homeopatía no existe evidencia que la sostenga #Saludabit

Saber más

- Encuentra un Médico Naturista cercano con el Plan Saludabit Plus.  

Habla con expertos. Saludabit.

- Contra el dolor. Biblioteca Saludabit

- Fitoterapia. Blog Saludabit

Twitsumen

Compartir en: