Pastillas para adelgazar

Existen medicamentos para el tratamiento de la obesidad, si bien sus efectos sobre la disminución de peso son discretos y sus efectos adversos elevados.

pastillas-para-adelgazar

Salud

Ante la epidemia de obesidad que sigue creciendo desde hace décadas, la industria farmacéutica lleva tiempo en busca de un fármaco capaz de reducir el peso corporal sin dejar a cambio unos indeseables efectos secundarios. Las estrategias han sido diversas, desde los fármacos anorexígenos o disminuidores del apetito, pasando por los que impiden la absorción de nutrientes y los que determinan un aumento en el gasto calórico. La conclusión es que después de muchos intentos, los resultados han sido decepcionantes, ya sea porque no se han conseguido los objetivos terapéuticos propuestos o por la gravedad de los efectos adversos de los medicamentos.

Medicamentos para tratar el sobrepeso y la obesidad hoy

En la actualidad, existen tres medicamentos aprobados para tratar la obesidad en España: Orlistat, un tipo de inhibidor que impide la absorción parcial de las grasas; Mysimba, combinación de dos fármacos comercializados por separado (bupropion y naltrexona); y Saxenda, con efectos moduladores del apetito. Estos dos últimos casos han sido aprobados recientemente por parte de la Agencia Europea del Medicamento, no sin controversia.

Inhibidores de la absorción

Este tipo de medicamentos pretenden lograr que el paciente adelgace disminuyendo la absorción de determinados nutrientes, en concreto, las grasas. El Orlistat (en sus diferentes formas comerciales con y sin receta: Alli, Beacita, Orliloss, Orlistat Actavis, Orlistat Sandoz y Xenical) impide que se absorba cerca de un tercio de las grasas ingeridas, que se eliminan con las heces. Este tratamiento precisa de un buen cumplimiento dietético previo. Los efectos adversos son principalmente gastrointestinales, indudablemente incómodos, entre los que se encuentran manchas oleosas rectales, flatulencia, urgencia fecal, etc.

Mysimba

Se trata de una combinación de bupropion (una anfetamina, indicada para dejar de fumar) y naltrexona (indicada para ayudar en la desintoxicación de personas dependientes de opiáceos o  alcohol). Esta combinación, asociada a dieta y ejercicio físico, tiene efecto sobre la pérdida de peso al actuar en el cerebro controlando la ingesta de alimentos, el balance energético y los mecanismos de recompensa asociados al acto de comer. Sus riesgos potenciales, algunos de ellos graves, pueden superar la moderada pérdida de peso que promueve.

Anorexígenos (reguladores del apetito)

Saxenda, fármaco inyectable aprobado recientemente para el tratamiento de la obesidad, se compone de liraglutida que ya se utilizaba para el tratamiento de la diabetes tipo 2. Su principal efecto es la regulación del apetito incrementando la sensación de saciedad. Este fármaco tampoco parece exento de efectos secundarios, por lo que su prescripción parece bastante limitada.

Complementos y plantas medicinales

Algunos fármacos se utilizan de forma descontrolada en los tratamientos de pérdida de peso, como los diuréticos y los laxantes. No son sustancias adelgazantes, pues conducen a una pérdida de peso artificial que se recupera con facilidad.

También existen multitud de plantas medicinales y complementos con un supuesto efecto adelgazante, entre las que se encuentran las hojas de té, la garcinia cambogia, ficus deltoidea, extracto de judía (Phaseolus vulgaris), la L-carnitina y un largo etcétera. En ningún caso existen evidencias sólidas que recomienden la utilización de plantas o complementos para la pérdida de peso.

 

Saber más

- Encuentra un Endocrino cercano con el Plan Saludabit Plus

Habla con expertos. Saludabit

Buscador de medicinas. Saludabit

- Contra la obesidad. Biblioteca Saludabit

- Calcula tu IMC. Indicadores de salud Saludabit

 

Twitsumen

Para combatir la obesidad los fármacos presentan un historial decepcionante. Pueden ayudar en casos muy contados y no sin riesgo #Saludabit

Compartir en: