Enfermedad de Crohn, causas y tratamiento

La enfermedad de Crohn fue descrita por primera vez en 1932 por el Dr. Burrill Crohn, que le dio nombre. Junto con la colitis ulcerosa forma parte de las enfermedades inflamatorias intestinales.

La edad media de inicio de la enfermedad es a los 30 años, con un pico entre los 20 y los 30 años y otro pico alrededor de los 50.

En España, unas 100.000 personas padecen enfermedades inflamatorias intestinales, de las que un 40 % corresponden a enfermedad de Crohn.

enfermedad de crohn

Salud

Qué es la enfermedad de Crohn

La enfermedad de Crohn es una enfermedad de causa desconocida que cursa con inflamación y lesiones intermitentes en zonas del tracto gastrointestinal (puede afectar desde el ano hasta la boca).

Los síntomas son variables y pueden incluir diarrea, dolor abdominal, pérdida de peso, náuseas, vómitos y, en algunos casos, fiebre y escalofríos. También se pueden dar manifestaciones extraintestinales.

Factores de riesgo

Las infecciones gastrointestinales, los antiinflamatorios no esteroideos y los antibióticos se han relacionado con el desarrollo de las enfermedades inflamatorias intestinales, si bien no existen evidencias definitivas sobre estas asociaciones.

En mujeres, la terapia sustitutoria hormonal y los anticonceptivos orales pueden incrementar el riesgo.

El factor ambiental mejor conocido es el tabaquismo. Al contrario de lo que sucede con la colitis ulcerosa, fumar dobla el riesgo de padecer enfermedad de Crohn, tanto en fumadores como en exfumadores.

Por otro lado, algunos estudios han sugerido que la extirpación del apéndice puede aumentar el riesgo, si bien eso puede deberse a un mal diagnóstico de apendicitis que en realidad era ya la manifestación de la propia enfermedad de Crohn.

Dentro de los factores de riesgo ambientales, la enfermedad parece iniciarse con alteraciones en la microflora o disrupciones en la mucosa intestinal. Esto determina una reducción en la diversidad de las especies que forman la flora intestinal.

Una vez contraída la enfermedad, los factores de riesgo que determinan que la enfermedad de Crohn se presente de forma más agresiva son:

  • Un inicio temprano (pacientes menores de 30 años).
  • Afectación de amplias zonas del tracto intestinal y afectación perianal.
  • Ulceraciones profundas.
  • Cirugía previa.
  • Aparición de estenosis y fístulas.

Dieta y enfermedad de Crohn

La relación de la dieta con el desarrollo de la enfermedad no está claro. Algunos estudios han señalado que dietas elevadas en azúcar, ácidos grasos omega-6, grasa total y productos cárnicos incrementan el riesgo de enfermedad de Crohn, mientras que una dieta elevada en fibra y en frutas disminuye el riesgo.

Factores genéticos

Si bien existe una relación familiar en la enfermedad, solo el 10-25 % de pacientes con una enfermedad inflamatoria intestinal tienen un familiar de primer grado con la enfermedad. En cualquier caso, existen más de 200 genes que se han asociado con el desarrollo de estas patologías.

Tipos de enfermedad de Crohn 

Los tres fenotipos que determinan cursos diferenciados de la enfermedad son: de tipo inflamatorio, de tipo estenótico y fistulizante.

Los pacientes con enfermedad del tipo inflamatorio pueden sufrir la aparición de fibrosis, con el consiguiente estrechamiento del conducto intestinal, lo que determinará la aparición de estenosis.

Otra de la posible evolución de la inflamación es la producción de fístulas, lo que dará lugar al tercer fenotipo de la enfermedad.

La enfermedad de Crohn puede afectar a cualquier parte del tracto gastrointestinal, con mayor probabilidad de afectación de la parte final del intestino delgado y del colon.

Síntomas de la enfermedad de Crohn

Muchos de los pacientes pueden presentar síntomas durante mucho tiempo antes de que se establezca el diagnóstico.

Los pacientes con enfermedad inflamatoria a menudo presentan dolor abdominal y diarrea, aunque también puede desarrollar síntomas sistémicos como pérdida de peso, febrícula y fatiga.

Los pacientes con estenosis desarrollan obstrucciones intestinales que suelen aparecer junto a sonidos intestinales, náuseas y vómitos.

En los pacientes con fístulas aparecen fiebre y escalofríos y otros síntomas en función de la localización de las fístulas.

Síntomas extraintestinales

Este tipo de síntomas pueden afectar a la piel, las articulaciones, el hígado, los riñones y los capilares sanguíneos.

La artritis es la enfermedad extraintestinal más común, afectando hasta al 25 % de los pacientes con enfermedad de Crohn.

Las dos lesiones más comunes de la piel asociadas a la enfermedad son el eritema nodoso y el pioderma gangrenoso.

La larga lista de otras condiciones patológicas que se pueden asociar con la enfermedad de Crohn incluye: colangitis o inflamación de los conductos hepáticos biliares; uveítis o inflación de los conductos lacrimales de los ojos; escleritis o inflamación de la parte blanca del ojo; osteoporosis; psoriasis; depresión; litiasis renal; deficiencia de vitamina B12, trombosis venosa; bronquitis crónica y problemas de crecimiento en niños.

Diagnóstico de la enfermedad de Crohn

El diagnóstico de la enfermedad de Crohn es complicado dada la naturaleza de los síntomas que son poco específicos. Es el caso de la pérdida de peso, la diarrea con sangre, las deficiencias de hierro y vitamina B12, etc.

Además de los síntomas, el diagnóstico debe contemplar los resultados endoscópicos y radiológicos.

De igual modo, el estudio de las heces puede ayudar a descartar otras causas de enfermedad.

Finalmente, otras técnicas de imagen que también pueden servir para el diagnóstico de la enfermedad de Crohn son la tomografía enterográfica computerizada o la resonancia magnética enterográfica.

Tratamiento de la enfermedad de Crohn

La enfermedad de Chron no tiene cura y el tratamiento se centra en el control de la inflamación y la remisión de los síntomas. Todo ello se consigue mediante fármacos, si bien muchos pacientes requerirán finalmente de cirugía.

El tratamiento específico de la enfermedad de Crohn dependerá de la severidad y de la localización de las zonas afectadas.

Medicamentos en el tratamiento de la enfermedad de Crohn

Existen diferentes medicamentos para el tratamiento de la EC. He aquí algunos de ellos:

  • La mesalazina, un 5-aminosalicilato, ha sido evaluado en diversos estudios y no ha mostrado ser efectivo a la hora de provocar la remisión de la enfermedad. Otro medicamento de la misma familia muy utilizado es la sulfasalazina con resultados modestos.
  • Los antibióticos no han mostrado su efectividad frente a la enfermedad, si bien sí son útiles en casos de fístulas y complicaciones supurativas de la enfermedad.
  • Algunos esteroides han mostrado un efecto positivo a la hora de inducir la remisión de la enfermedad, pero no para mantenerla. Su principal inconveniente son sus múltiples efectos adversos.
  • Dentro del grupo de los inmunosupresores, las tiopurinas son los más utilizados para mantener la remisión de la enfermedad. Sin embargo, existen estudios que ponen en duda su efectividad. El metrotexato también es una medicación habitual. Ha mostrado ser ligeramente más efectivo que las tiopurinas, si bien no está exento de efectos adversos.
  • Finalmente, la terapia más efectiva para la enfermedad de Crohn moderada-severa ha venido de la mano de los fármacos ‘anti-factor de necrosis tumoral’ (anti-TNF).

Cirugía en el tratamiento de la enfermedad de Crohn

La mayoría de pacientes tendrán que someterse a alguna intervención quirúrgica a lo largo de la enfermedad.

La cirugía está indicada en situaciones como la estenosis con síntomas obstructivos, fistulización perianal con complicaciones infecciosas, displasia o cáncer.

 

Saber más

- Encuentra un Gastroenterólogo cercano con el Plan Saludabit Plus

- Colitis ulcerosa. Causas y tratamiento. Biblioteca Saludabit

- Síndrome del colon irritable. Biblioteca Saludabit

- Alimentos que producen gases intestinales. Biblioteca Saludabit

 

Twitsumen

La enfermedad de Crohn es una enfermedad inflamatoria intestinal de causa desconocida. No tiene cura pero se pueden controlar los síntomas con fármacos. La mayoría de pacientes requerirán cirugía. 

Compartir en: