Ortodoncia: indicaciones y tratamientos

El término ortodoncia proviene de la combinación de dos términos griegos, “orto”, que significa derecho o recto y “odontos” que significa diente. El enderezamiento de los dientes irregulares (el tratamiento ortodóncico) requiere de la utilización de elementos fijos o temporales que desplazan los dientes que están posicionados incorrectamente para que la arcada dental alcance un encaje u oclusión normal, lo que redundará en una mejor salud bucal general, además de mejorar la estética.

ortodoncia

Salud

Qué es la ortodoncia

La ortodoncia es una especialidad odontológica que previene y corrige las alteraciones en el desarrollo y posición de las piezas dentales y de los maxilares. Su finalidad es restablecer el equilibrio morfológico y funcional de la boca y la cara, incidiendo también en factores estéticos. De este modo, uno de sus principales objetivos es paliar los trastornos funcionales de la masticación, mejorando la salud bucal en general.

Fases naturales de la dentición

La dentición temporal o “de leche” está formada por 20 piezas dentarias. Comienzan a salir a partir de los 6 meses y se completan a los 3 años.

El período dentario entre los 6 y los 12 años se conoce como ‘dentición mixta’ y es cuando las piezas temporales son gradualmente reemplazadas por las defi­nitivas.

La dentición definitiva o permanente suele completarse a los 12-14 años, con la aparición de 28 piezas permanentes, solo a la espera de las “muelas del juicio”, que pueden tardar algunos años más en aparecer.

Desarrollo de la mordida

El desarrollo y crecimiento de los dientes y los maxilares están regidos esencialmente por factores genéticos. Durante la configuración de la oclusión, o “encaje” de los dos maxilares, existen factores externos que también pueden tener relevancia. Entre ellos se pueden contar los periodos prolongados de succión del dedo por parte del niño o el uso del chupete en etapas tardías, lo que puede provocar el desplazamiento dental.

La aparición de maloclusiones

En la mayoría de casos, el desarrollo oclusal se desarrolla de forma satisfactoria sin causar ningún contratiempo funcional. En algunos casos, sin embargo, se pueden producir problemas en la oclusión que pueden ser corregidos de forma preventiva cuando la dentición definitiva todavía no ha hecho su aparición. Si, por el contrario, las maloclusiones tienen lugar cuando la dentadura definitiva ya está presente, entonces serán necesarios tratamientos correctivos.

 

A qué edad se deben comenzar los tratamientos en ortodoncia

No existe una edad específica para tratar los encajes anómalos o maloclusiones de los dientes u otros problemas ortodóncicos. El momento idóneo variará dependiendo del tipo de problema y su gravedad.

Sería aconsejable consultar al ortodoncista en cuanto se tenga conocimiento de una anomalía. En cualquier caso, se recomienda una primera revisión a los 6 años de edad.

Sin embargo, cada vez son más comunes los tratamientos ortodóncicos en la edad adulta. En este sentido, son escasos los estudios que señalen una mejor calidad de vida relacionada con la salud bucal derivado del tratamiento ortodóncico en etapas tempranas de la vida. 

Tratamientos de ortodoncia: aparatos o brackets

Los tratamientos de ortodoncia pueden ser interceptivos (si tratan de evitar alteraciones posteriores) o correctivos (si pretenden corregir defectos o problemas que ya están teniendo lugar).

Por lo general, el tratamiento interceptivo se inicia y concluye durante la fase de dentición temporal o mixta. Suele utilizarse para corregir hábitos o circunstancias anormales que pueden interferir con en el desarrollo normal de la zona maxilar.

Si no se ha podido prevenir un problema a través de un tratamiento interceptivo, este deberá ser resuelto por medio de un tratamiento correctivo.

Para los tratamientos correctivos se utilizan, principalmente, tres tipos de aparatos: funcionales, removibles y fijos.

Los aparatos removibles o de quita y pon pueden ser prescritos y supervisados por un odontólogo generalista, mientras que los aparatos fijos normalmente necesitan de la participación de un especialista ortodoncista. Estos últimos suelen ser tratamientos de duración relativamente larga: de 1 a 2 años.

Los aparatos fijos o, como también se les conoce vulgarmente, “brackets” son las herramientas más efectivas y versátiles dentro de la terapéutica ortodóncica.

Las indicaciones para los brackets incluyen la malposición dentaria, en la que la corona o la raíz de un diente está desplazada de su posición correcta. En este sentido, permiten llevar a cabo movimientos de naturaleza muy dispar, como enderezamientos, torsiones, rotaciones y otros. Esto permite corregir los espacios entre dientes, el ángulo de los incisivos o los movimientos múltiples de dientes, que permiten corregir al mismo tiempo la posición de varios dientes.

Una vez finalizado el tratamiento con los brackets, es preciso consolidar los cambios obtenidos durante el "período de retención", en el que, por medio de “retenedores” temporales, se mantienen los dientes en su posición correcta hasta que los diferentes tejidos (hueso y encías) se adapten a las nuevas posiciones.

Dado que las medidas correctivas son frecuentes y suelen ser caras, es importante evaluar si sus resultados serán estables a largo plazo. En este sentido, no existen evidencias concluyentes sobre la estabilidad de las estructuras bucales tras retirar los elementos de retención. Tampoco existen evidencias concluyentes sobre la estabilidad a largo plazo (más de 5 años) tras la aplicación de tratamientos interceptivos ni correctivos.

Tipos de brackets

Hoy en día se pueden encontrar diferentes tipos de elementos fijos para ortodoncia dependiendo de las preferencias y circunstancias de cada paciente. De este modo, se pueden encontrar elementos metálicos, invisibles o internos (situados por la cara interna de los dientes), entre otros.

Riesgos y complicaciones del tratamiento ortodóncico

Durante el tratamiento ortodóncico pueden aparecer ciertos efectos adversos relacionados con los dientes y los tejidos colindantes. Ejemplo de ello son la aparición de caries, periodontitis o reacciones de sensibilización a los materiales de los aparatos. La resorción de la raíz y los problemas temporomandibulares son complicaciones que también pueden tener lugar.

Finalmente, el movimiento de los dientes puede causar inflamación en los tejidos de alrededor del diente que puede ir asociado a dolor durante diferentes fases del tratamiento.

Precio de una ortodoncia

Los tratamientos ortodóncicos no están cubiertos por la Seguridad Social y deberán ser abonados por el paciente.

Los precios pueden oscilar mucho según el tipo de tratamiento y la clínica odontológica donde se realicen, pero pueden situarse en torno a los 1.500-2.000 € para tratamientos con aparatos removibles y 2.000-4.000 € para tratamientos con aparatos fijos.

 

Saber más

- Encuentra un ortodoncista cercano con el Plan Saludabit Plus

- Cómo mejorar la salud bucal. Biblioteca Saludabit

- ¿Cirugía estética o plástica? Biblioteca Saludabit

 

 

 

Twitsumen

La ortodoncia es la disciplina odontológica que se ocupa de corregir la posición de los dientes y del resto de estructuras maxilofaciales por medio de diferentes elementos fijos o removibles

Compartir en: