Cirugía bariátrica: técnicas quirúrgicas contra la obesidad

La obesidad es uno de los principales problemas de salud de nuestra sociedad. En este sentido, desde hace años se han venido poniendo a prueba multitud de posibles tratamientos, muchos de ellos auspiciados por la industria farmacéutica. Lamentablemente, los problemas multifactoriales no admiten soluciones simples, por lo que hasta la fecha ninguno de estos tratamientos ha podido mostrar beneficios sólidos de carácter universal. Los únicos resultados satisfactorios han venido precedidos del cambio de hábitos de vida (dieta saludable más actividad física), lo que, por otro lado, ha mostrado también una escasa viabilidad a largo plazo.

En este contexto, la cirugía bariátrica es una opción terapéutica que tiene como objetivo corregir o controlar las patologías asociadas a la obesidad, especialmente a la obesidad mórbida, definida esta última por un IMC superior a 40.  Esto redundaría en una mejora de la calidad de vida del paciente, a través de una pérdida de peso suficiente y mantenida en el tiempo y con un mínimo de complicaciones. Veamos.

 

cirugía bariátrica

Salud

Información práctica para tu día a día

 1. La cirugía bariátrica pretende promover una importante pérdida de peso y la disminución del riesgo asociado a la obesidad.

 2. Es aplicable en casos específicos con obesidad mórbida en la que no han funcionado otros tratamientos.

 3. Existen diferentes técnicas quirúrgicas cada vez más seguras y menos invasivas.

 4. No se trata de la solución definitiva para la obesidad, contra la que la prevención sigue siendo la mejor arma.

 

La obesidad y sus consecuencias

La obesidad es una enfermedad definida por la acumulación anormal de grasa con efectos negativos sobre la salud. Si no se interviene, rara vez revierte por sí sola.

Las consecuencias para la salud más comunes relacionadas con la obesidad en adultos incluyen la diabetes tipos 2, las enfermedades cardiovasculares, las patologías musculoesqueléticas como la osteoartritis y determinados tipos de cáncer. Algunos de estos problemas de salud pueden constituir la principal causa de muerte, como es el caso de la enfermedad cardiaca, el ictus y algunos cánceres. Otros, como la diabetes tipo 2, pueden reducir notablemente la esperanza de vida.

Otras consecuencias importantes de la obesidad sobre la salud que pueden tener un impacto negativo sobre la calidad de vida son la apnea del sueño, la infertilidad, las complicaciones obstétricas y los problemas mentales y sociales.

Cirugía bariátrica en el tratamiento de la obesidad

La cirugía bariátrica es una importante intervención quirúrgica con un riesgo elevado de mortalidad y complicaciones derivadas de la operación.

Este tipo de cirugía pretende reducir el peso corporal y mantenerlo por medio de la restricción en la ingesta y la malabsorción inducida de los alimentos.

Las diversas modalidades de operación son llevadas a cabo habitualmente por medio de laparoscopia, consistente en realizar pequeñas incisiones en la pared abdominal por las que se accede por medio de cámaras y herramientas quirúrgicas mínimamente invasivas. Esta técnica ha supuesto un gran avance en este tipo de intervenciones, con reducciones en el tiempo de ingreso en el hospital y en el tiempo de recuperación para el paciente.

Indicaciones de la cirugía bariátrica

Los pacientes que se sometan a este tipo de intervenciones quirúrgicas deben presentar ciertas características que permitan hacer frente de la mejor manera a una técnica que, como se ha dicho, no está exenta de riesgos y de posibles complicaciones:

  • Edad: 18-55 años.
  • IMC: 40 kg/m2 o 35 kg/m2 con patologías mayores asociadas.
  • Obesidad mórbida establecida al menos durante 5 años.
  • Fracasos repetidos con otros tratamientos.
  • Ausencia de trastornos endocrinos que puedan haber causado la obesidad.
  • Estabilidad psicológica (ausencia de alteraciones psiquiátricas mayores y ausencia del abuso de alcohol y drogas).
  • Comprender los detalles, mecanismos y limitaciones de la intervención.
  • Evitar la gestación al menos el primer año tras la cirugía.

Técnicas de cirugía bariátrica

Existen diversas técnicas de cirugía bariátrica que varían en función de dos parámetros principales: la cantidad de alimentos ingeridos tolerada tras la operación y el grado de absorción de los nutrientes contenidos en los mismos. De igual modo, existen otros parámetros a considerar en función de las características de cada paciente, como el grado de invasividad que puede presentar una técnica y su potencial reversibilidad. Todas ellas han evolucionado a lo largo del tiempo. Algunas de las más importantes son:

Gastrectomía en manga

Con esta técnica se divide el estómago verticalmente para reducir su tamaño en un 25 %. Sin embargo, a los 6-12 meses el estómago se expande y se diluye el efecto restrictivo de ingesta de alimentos. En este momento se puede complementar con una intervención de bypass gástrico. Se trata de una técnica no reversible.

Bypass gástrico

Esta técnica combina el efecto de la restricción y la malabsorción, creando un pequeño reservorio gástrico aislado y un bypass que evita que se absorba todo lo que el paciente ha comido. La reestructuración gástrica más común es la conocida como “Y de Roux” en la que el intestino delgado (el yeyuno) es unido a este nuevo reservorio gástrico creado.

Las ventajas de esta técnica incluyen una pérdida adecuada de peso, que se mantiene en el tiempo, mejorando significativamente la calidad de vida, con una tasa de complicaciones aceptable. Se tolera una dieta prácticamente normal, aunque con raciones más reducidas.

Se pueden dar algunas deficiencias nutricionales (calcio, vitamina D, vitamina B12 y hierro) que deberán ser paliadas mediante la pertinente suplementación.

Banda gástrica ajustable

Una forma de controlar la ingesta alimentaria menos invasiva consiste en colocar un anillo que constriña el estómago, limitando así la capacidad del estómago para admitir alimentos.

Se trata de una intervención de escasa duración y requiere escasa recuperación. Es una técnica reversible.

Mientras que las primeras bandas eran fijas, las bandas que se usan hoy en día son adaptables, incorporando un balón inflable que permite regular la ingesta de alimentos.

La dilatación y herniación gástrica, el reflujo y los vómitos son sus principales complicaciones. Se trata de una técnica que está cada vez más en desuso.

Imbricación gástrica

Se trata de una técnica laparoscópica que reduce el volumen del estómago sin necesidad de eliminar ningún tejido ni estructura.

El estómago es “doblado” sobre sí mismo y cosido, creando una estructura más estrecha que limita el acceso de alimentos.

Balón intragástrico

Otra técnica que puede ser utilizada sin necesidad de cirugía invasiva, mediante endoscopia, es la colocación de un balón intragástrico, asociado a una dieta baja en calorías.

El balón es introducido en el estómago de manera temporal, pudiendo ser retirado a los 6 meses o periodos más largos. Uno de los objetivos que persigue es la reeducación alimentaria, para poder mantener la pérdida de peso una vez extraído el balón.

Algunos estudios señalan su efectividad, si bien menos de la mitad de los pacientes tratados mantienen el peso perdido un año después de haber extraído el balón.

Algunas molestias que puede causar son vómitos y náuseas, con complicaciones digestivas poco habituales como esofagitis y perforación gástrica.

Dieta tras la cirugía bariátrica

Todos los pacientes que se someten a cirugía bariátrica deben poner en práctica unos hábitos alimentarios saludables. Además, sea cual sea la técnica quirúrgica que se haya aplicado, el paciente deberá recibir soporte nutricional para minimizar el riesgo de complicaciones y evitar carencias nutricionales.

Se deberán contemplar reducciones de las tomas, debido a las limitaciones de volumen del nuevo reservorio gástrico. Deberán ir modificándose según tolerancia, pero al principio serán limitadas a 100-200 ml.

Debido a la sensación de saciedad precoz, derivado del rápido llenado del reservorio gástrico, se consigue seguir una dieta baja en calorías sin pasar hambre. Alos 6-12 meses, el aprendizaje en la forma de comer del paciente y la dilatación del reservorio determinan un aumento en el volumen de las ingestas, con el consiguiente aumento calórico de la dieta.

La consistencia de la dieta también se irá modificando desde que se produce la intervención quirúrgica. La velocidad también dependerá del tipo de intervención.

Efectividad de la cirugía bariátrica en la pérdida de peso

La cirugía bariátrica no puede considerarse la solución definitiva de la obesidad. Es evidente que se ha avanzado mucho en las diferentes técnicas con la finalidad de disminuir la mortalidad y las complicaciones asociadas a este tipo de cirugía. Pero es necesario que los pacientes asuman su parcela de responsabilidad para poner en práctica unos hábitos alimentarios y de vida saludables para garantizar el éxito a largo plazo. En este sentido, queda bien claro que la mejor forma de luchar contra la obesidad sigue siendo la prevención.

En cualquier caso, la cirugía bariátrica parece una opción terapéutica efectiva en términos de reducción de peso, si bien existe una evidencia limitada sobre las consecuencias a largo plazo y su influencia sobre la calidad de vida de los pacientes relacionada con la salud.

Saber más

- Encuentra un gastroenterólogo cercano con el Plan Saludabit Plus

- Contra la obesidad. Biblioteca Saludabit

- Hábitos alimentarios saludables. Biblioteca Saludabit

- La hernia de hiato. Biblioteca Saludabit

 

Twitsumen

La cirugía bariátrica se aplica en casos de obesidad mórbida para producir una reducción de peso y del riesgo de patologías asociadas. No está exenta de riesgos y complicaciones

Compartir en: