La hernia de hiato, síntomas y tratamiento

La hernia de hiato afecta a un número indeterminado de personas, pero que sigue creciendo. Su prevalencia crece paralelamente a la de la obesidad, que, a su vez, aumenta con la edad. Sus síntomas más comunes vienen determinados por su manifestación más habitual: el reflujo gastroesofágico.

 

hernia de hiato

Salud

Información práctica para tu día a día

 1. La hernia de hiato es una afección cada vez más común que aumenta con el IMC y la   edad.

 2. Su principal manifestación es el reflujo gastro-esofágico, aunque a veces es   asintomática.

 3. El tratamiento debe centrarse en contrarrestar los síntomas del reflujo con fármacos.

 4. La cirugía se puede utilizar para corregir hernias severas o en casos en los que los   fármacos no han resultado efectivos.

Qué es la hernia de hiato

La hernia de hiato tiene lugar cuando la parte superior del estómago asciende hacia el tórax a través de la pequeña abertura que existe en el diafragma, el músculo que separa la zona torácica del abdomen. La existencia de una hernia de hiato favorece el reflujo gastro-esofágico y los síntomas que se derivan.

Factores de riesgo para la hernia de hiato

La edad y la obesidad son los principales factores de riesgo para el desarrollo de la hernia de hiato. De este modo, es más frecuente a partir de los 50 años y en personas que tienen sobrepeso u obesidad, ya que experimentan un progresivo incremento de la presión intraabdominal que promueve que la hernia se produzca.

Todas aquellas situaciones que supongan un aumento de la presión en la cavidad abdominal (obesidad, embarazo, determinados tipos de ejercicio físico) favorecen a su vez el reflujo gastroesofágico.

Síntomas de la hernia hiatal

Ningún síntoma es específico para la hernia de hiato, si bien, el reflujo gastroesofágico es su principal manifestación clínica. El ardor o pirosis que asciende desde el estómago hacia la garganta, es el principal síntoma derivado del reflujo gastro-esofágico.

También se pueden dar casos de regurgitación y disfagia o dificultad para tragar.

Existen diversas complicaciones derivadas del reflujo gastroesofágico, dependiendo de la severidad en cada individuo:

  • La más frecuente es la esofagitis o inflamación de la mucosa del esófago por su exposición al ácido del estómago. En casos graves pueden aparecer úlceras y cicatrices que pueden reducir el diámetro de la luz esofágica y dificultar el paso de alimentos.
  • Debido al contacto con el ácido, se puede producir un cambio de la mucosa del esófago, considerándose un factor de riesgo para desarrollar cáncer de esófago.
  • En algunos casos también pueden tener lugar síntomas respiratorios como afonía o molestias en la garganta, debido a la irritación causada por el ácido al alcanzar esa zona anatómica. 

Reflujo gastro-esofágico y dieta

El reflujo ácido generalmente empeora tras las comidas, sobre todo si se consumen alimentos en exceso o aquellos que favorecen la relajación del esfínter que separa el estómago del esófago, como el chocolate, algunas especias como la pimienta, las comidas grasas, el alcohol y el café. Otro elemento que promueve la relajación del esfínter, y por lo tanto el reflujo, es el tabaco.

Diagnóstico de la hernia de hiato

Habitualmente la hernia de hiato es intermitente, sobre todo cuando no alcanza grandes dimensiones. Esto puede dificultar su diagnóstico.

El principal motivo para llevar a cabo pruebas diagnósticas que desvelen la presencia de la hernia de hiato es descartar sus potenciales complicaciones o dectectar diagnósticos alternativos que incluirían la presencia de úlceras, estenosis o tumores.

Endoscopia

Las indicaciones clínicas para la endoscopia del tracto gastrointestinal alto incluyen los síntomas típicos del reflujo gastro-esofágico que son refractarios al tratamiento, los signos de alarma (disfagia, sangrado, pérdida de peso, anemia) o síntomas en pacientes mayores de 50 años. Esta técnica diagnóstica consiste en la visualización de la zona a examinar por medio de la introducción de una pequeña cámara, en este caso a través del esófago.

Radiología

La hernia de hiato puede ser diagnosticada por medio de pruebas radiológicas en la zona alta del trato gastrointestinal. Suelen ser comunes en las evaluaciones previas a la cirugía.

Tratamiento de la hernia de hiato

No todas las hernias de hiato cursan con síntomas, y en ausencia de estos es poco habitual que el médico establezca un tratamiento. En este sentido, la necesidad de tratamiento dependerá de la existencia o no de reflujo gastro-esofágico.

Medicamentos para la hernia de hiato

El tratamiento farmacológico persigue limitar las consecuencias del reflujo gastroesofágico, si este tiene lugar. De este modo, el alivio de los síntomas por medio de disminuir la secreción gástrica del estómago se persigue por medio de, principalmente, los fármacos inhibidores de la bomba de protones. Se incluyen aquí el omeprazol, lansoprazol y esomeprazol. La recomendación habitual es usar la menor dosis que sea suficiente para controlar los síntomas. Los principales efectos secundarios que se derivan de su uso son el dolor de cabeza y la diarrea.

Otros medicamentos utilizados son los antagonistas de los receptores de histamina 2 (como la ranitidina y famotidina) y los antiácidos. Se trata de opciones menos efectivas que las primeras.

Otras alternativas para disminuir los síntomas del reflujo

Algunos cambios en los hábitos de vida pueden contribuir a la disminución de síntomas derivados del reflujo gastroesofágico, como la pérdida de peso, limitar determinados alimentos, bebidas alcohólicas y el tabaco, no ir a dormir inmediatamente después de cenar y elevar la posición de la cabeza en la cama.

Cirugía para reparar una hernia de hiato

La cirugía es la única manera de devolver los órganos y estructuras herniadas a la cavidad abdominal y compensar las anomalías funcionales asociadas con la hernia de hiato, si estas se han producido. La técnica más utilizada es la laparoscopia, en la que se introduce una pequeña cámara que permite la visión de la zona a intervenir así como los elementos necesarios para la intervención quirúrgica correctiva. Las guías médicas en uso enfatizan sobre lo innecesario de la cirugía en ausencia de reflujo gastro-esofágico y siempre y cuando este no haya podido ser paliado con tratamientos farmacológicos.

Saber más

- Encuentra un especialista digestivo cercano con el Plan Saludabit Plus.

- Mejora tu dieta con el Plan Saludabit Nutrición.

- Gastritis: tipos y tratamiento

- Abuso del Almax y otros antiácidos. Blog Saludabit

 

 

Twitsumen

La hernia de hiato se produce cuando parte del estómago pasa a la cavidad torácica. Su principal manifestación es el reflujo gastro-esofágico que normalmente se trata con fármacos 

Compartir en: