Hemorroides: causas y tratamiento

Hemorroides o almorranas, unas desagradables compañeras de viaje que suelen ser comunes en las persoans adultas. En muchos casos solo requieren modificaciones en los hábitos. En otros, requerirán una participación más específica por parte del especialista, incluso mediante cirugía. 

hemorroides causas y tratamiento

Salud

Qué son las hemorroides

Las hemorroides son dilataciones varicosas de las venas situadas bajo la mucosa de la parte final del recto o del ano. Es un fenómeno relativamente corriente: uno de cada cuatro adultos mayores de 30 años las padecen.

Síntomas de las hemorroides

El síntoma más revelador suele ser la presencia de sangre en las heces, coincidiendo con la defecación. Suele tratarse de una pequeña cantidad de sangre roja y brillante, mezclada con las heces, visible en el fondo del inodoro o en el papel higiénico. El picor anal es también un síntoma frecuente. Conforme las hemorroides aumentan de tamaño la defecación se hace más dolorosa. Las hemorroides externas son además visibles y palpables.

Clasificación de las hemorroides

Las hemorroides pueden ser internas o externas, dependiendo de si han traspasado el límite del esfinter anal o no. En este sentido, según su estado de evolución, las hemorroides se clasifican en cuatro grados:

- Grado I. Las hemorroides son por completo internas. Las dilataciones varicosas situadas bajo la mucosa crecen hacia el recto pero no lo rebasan.

- Grado II. Las hemorroides sobresalen en el momento de la defecación, pero inmediatamente después se introducen de nuevo en el recto.

- Grado III. Las hemorroides son visibles desde el exterior en todo momento, pero se pueden empujar manualmente hacia el interior.

- Grado IV.  Las hemorroides son por completo externas y ni siquiera pueden empujarse hacia el recto de forma manual.

La sangre contenida en el interior de las hemorroides se puede trombosar y formar un coágulo. Las hemorroides trombosadas son intensamente dolorosas.

Causas de las hemorroides

La principal causa de las hemorroides es el estreñimiento, aunque otros factores pueden favorecer su aparición, entre ellos el sedentarismo, la obesidad y el embarazo. También parece existir una cierta predisposición genética.

Una lista más exhaustiva de factores de riesgo para las hemorroides incluiría:

  • La edad.
  • La presencia de obesidad y, más aún, de obesidad abdominal.
  • Tener un carácter depresivo.
  • Estar embarazada.
  • Padecer de estreñimiento.
  • Presentar un escaso contenido de fibra en la dieta.
  • Consumir comidas picantes.
  • Consumir bebidas alcohólicas.

Remedios para las hemorroides

Existen una serie de medidas generales que pueden aplicarse en todos los casos, como evitar a toda costa el estreñimiento. Esto se puede conseguir mediante una alimentación rica en fibra, incluir abundantes líquidos y aumentar la actividad física. Por otro lado, también es recomendable reducir el exceso de peso y procurar no permanecer sentado demasiado tiempo. Finalmente, no hay que reprimir el reflejo de la defecación: cuando se sientan ganas, hay que ir inmediatamente al baño.
Para reducir los síntomas asociados a las hemorroides, es conveniente guardar una higiene extrema. Después de defecar, es preciso lavarse con agua tibia y secarse con una toalla de forma cuidadosa. No se recomienda usar el papel higiénico convencional, especialmente si se presentan hemorroides externas. El uso de toallitas húmedas se recomienda solo cuando se esté fuera de casa y el lavado no sea posible.

Los baños de asiento con agua tibia y la aplicación de frío (directamente con agua fría o con una toalla empapada) pueden aliviar el dolor.

Tratamiento para las hemorroides

Existe una serie de medicamentos antihemorroidales, tanto por vía oral como de uso tópico, que aunque no curan las hemorroides pueden aliviar sus síntomas. Lamentablemente, muchos de ellos están excluidos de la financiación por el Sistema Nacional de Salud.

Entre ellos se encuentran los denominados flebotónicos, muchos de los cuales incluyen flavonoides (un tipo de antioxidantes). Estudios realizados con este tipo de fármacos han mostrado una mejoría en los síntomas, y aunque su mecanismo de acción no se conoce por completo, se asocian a :

  • Aumento del tono vascular.
  • Disminución de la permeabilidad capilar.
  • Facilitar el drenaje linfático.
  • Efecto antiinflamatorio.

Su administración también ha mostrado ser de utilidad tras la extirpación quirúrgica de las hemorroides.
Si todas las medidas expuestas resultan insuficientes, puede ser necesario someterse a una operación quirúrgica para eliminar las hemorroides. Existen diversas técnicas, como el tratamiento esclerosante o escleroterapia (que consiste en la inyección de una sustancia que impide la circulación de la sangre a través de las venas dilatadas), la crioterapia (utilización de frío), la ligadura elástica, la cirugía mediante láser o la extirpación de las hemorroides mediante cirugía convencional. La elección de la técnica más adecuada dependerá de cada caso.

Información práctica para tu día a día

1. Las hemorroides son muy comunes, afectando a 1 de cada 4 adultos.

2. Los cambios en la dieta y en los hábitos pueden resultar positivos: más fibra, más agua, evitar el alcohol y los picantes y aumentar la actividad física.

3. Los medicamentos de uso tópico pueden aliviar algunos síntomas. Los fármacos orales a partir de flavonoides han mostrado tener efectos positivos.

4. Existen diversas técnicas quirúrgicas para extirpar las hemorriodes que el médico barajará si las medidas anteriores no han funcionado.

 

Saber más

- Encuentra un especialista digestivo cercano con el Plan Saludabit Plus

- Mejora tu dieta con el Plan Saludabit Nutrición

- La nevera Saludabit de la alimentación saludable. Biblioteca Saludabit

- Embarazo saludable. Biblioteca Saludabit

 

 

Twitsumen

Las hemorroides son un problema común que afecta a las venas de la zona anal. Cambios en la dieta y en los hábitos pueden ser positivos para su mejoría #Saludabit

Compartir en: