La obesidad aumenta el riesgo de sufrir cáncer

La asociación entre la obesidad y diversas enfermedades metabólicas es de dominio general, sin embargo, pocas personas están al corriente del riesgo extra que supone el exceso de peso a la hora de padecer o no un cáncer.

obesidad-y-cancer

Salud

Todo el mundo es consciente de que el exceso de peso está asociado con un mayor riesgo de desarrollar diversas enfermedades. Aunque hay más, las más conocidas son la diabetes tipo 2 y la enfermedad cardiovascular, que a su vez son una importante causa tanto de la pérdida de calidad de vida como de fallecimientos. Tanto es así que la obesidad se ha convertido en un importante problema de salud pública en todo el mundo: en las últimas cuatro décadas la obesidad ha aumentado su prevalencia hasta el punto de duplicarse entre las mujeres y triplicarse en el caso de los varones. A este respecto, baste saber que en 1980 el número de personas que en todo el mundo estaban en situación de sobrepeso y obesidad se cifraban en torno de los 857 millones, frente a los cerca de 2.100 millones en 2013. No obstante, y aunque es un dato conocido desde hace décadas, pocas personas son conscientes del incremento del riesgo que supone tener exceso de peso con respecto a las probabilidades de padecer algún tipo de cáncer. En este artículo desvelaremos lo que se conoce y lo que se sospecha sobre este tema, así como de las razones.

El cáncer y la obesidad

Las cifras relativas al cáncer son escalofriantes: en la actualidad, representa la principal causa de muerte en todo el mundo, llegando a estimarse en 2008 que cada año se diagnostican 12,7 millones de nuevos casos, al tiempo de ocasionar alrededor de 7,6 millones de muertes anualmente. Y la obesidad es, en cierta medida, promotora de buena parte de estos valores. Así lo pone de relieve un reciente artículo publicado el pasado mes de febrero en la prestigiosa ‘British Medical Journal’ que ha revisado el conocimiento científico publicado hasta la fecha sobre la relación entre obesidad y el riesgo de padecer cáncer.

Para este estudio los autores revisaron más de un centenar de artículos en los que se estudiaba la relación entre cáncer y obesidad, y concluyeron que para los 36 tipos de cáncer evaluados se encontró una fuerte evidencia entre el exceso de adiposidad y 11 cánceres concretos, a saber: cáncer de colon, recto, tracto biliar (tanto hígado como vesícula biliar), páncreas, mama, endometrio, ovario, riñón, cardias (la separación anatómica entre el esófago y el estómago), un cierto tipo de cáncer de esófago (adenocarcinoma), y un tipo de cáncer de médula ósea (mieloma múltiple). Al mismo tiempo, los investigadores advirtieron en su estudio que es posible que pueda haber más vínculos entre la obesidad y otros tipos de cáncer, pero que hasta ahora esa evidencia es, por el momento, relativamente débil (a diferencia de la evidencia existente para los cánceres anteriormente mencionados, que es alta).

Y no, no se trata ni mucho menos de datos novedosos. La relación entre el exceso de adiposidad y distintos tipos de cáncer se conoce desde hace años. Sin ir más lejos, el Informe de la Fundación Mundial para la Investigación del Cáncer junto al Instituto Mundial para la Investigación del Cáncer ya advirtieron de este tipo de relaciones en el año 2007. Hay que tener en cuenta además que este informe, a pesar de su cierta edad, está en continua revisión y hasta la fecha no se ha modificado en lo que afecta a la cuestión que nos ocupa, más al contrario, ha sido reforzada. Así, en el resumen en español del informe “Alimentos, nutrición, actividad física y prevención del cáncer” se pueden contrastar el riesgo aumentado que supone con respecto a distintos tipos de cáncer el tener un exceso de grasa corporal, el tenerla localizada en la región abdominal e incluso el sedentarismo…, entre otras muchas variables del estilo de vida, en particular vinculados a los hábitos dietéticos. Te sugiero que observes con especial interés (páginas 10 y 11 en el texto) la matriz en la que se vinculan desde el punto de vista causal los alimentos, distintas cuestiones nutricionales y la actividad física con el riesgo de padecer distintos tipos de cáncer (tanto de forma positiva como negativa) así como con el aumento de peso, el sobrepeso y la obesidad. Puedes obtener un resumen de este informe  siguiendo este enlace.

Pero… ¿cómo es posible que la obesidad influya sobre el riesgo de cáncer?

La verdad es que hay varias explicaciones; cada una y a su manera para justificar el incremento del riesgo en los diversos tipos de cáncer. Veamos algunas posibilidades bastante lógicas e incluso bien contrastadas:

  • La cantidad de grasa corporal influye de forma significativa en los niveles de varias hormonas y factores de crecimiento. Hasta el punto que a día de hoy el tejido adiposo es asumido más como un órgano endocrino –más o menos difuso– que como un mero tejido para la acumulación de calorías. Así, y en lo que respecta a las cuestiones más evidentes, las personas con obesidad presentan una probabilidad alta de tener tanto la insulina como la leptina elevadas, hecho que por sí solo promueve el desarrollo y crecimiento de células cancerosas. Además, se incrementa la resistencia a la insulina, lo que promueve estados mantenidos de hiperinsulinemia que a su vez aumenta el riesgo de cáncer de colon, endometrio, riñón y posiblemente de páncreas.
  • A su vez y en el caso de los hombres, la obesidad está relacionada con bajos niveles de testosterona en suero que están asociados con mayor riesgo y peor pronóstico en los casos de cáncer de próstata.
  • Además, la obesidad se asocia con un peor estado inflamatorio. El caso es que en estas personas el tejido adiposo posee una mayor infiltración de macrófagos (células especializadas del sistema inmunitario) que suponen una importante fuente de inflamación en este tejido. En este contexto los adipocitos del tejido adiposo producen más factores pro-inflamatorios, observándose que en las personas con obesidad hay concentraciones más elevadas de factor de necrosis tumoral (TNF), de alfa interleucina (IL)-6 y de proteína C-reactiva, en comparación con las personas delgadas. En resumen: la obesidad favorece los estados proinflamatorios que a su vez están relacionados con el riesgo de diversos cánceres.
  • Por otra parte, la obesidad es un factor de riesgo para padecer esteatosis hepática no alcohólica (hígado graso no alcohólico), un estado que puede progresar hacia la cirrosis y, por lo tanto, hacia un mayor riesgo de desarrollar cáncer de hígado.
  • Al  mismo tiempo, la obesidad es una causa conocida de formación de cálculos biliares, una situación que está asociada al incremento del riesgo de cáncer de vesícula biliar.
  • En relación con la presión arterial, el exceso de grasa corporal aumenta también el riesgo hipertensión, una variable directamente relacionada con el desarrollo de cáncer de riñón.
  • Por último, un exceso de adiposidad en la región abdominal ejerce a su vez una mayor presión sobre el abdomen, lo que es fácil que conduzca a la cronificación de reflujo gastroesofágico y de ahí al daño celular asociado en esta región anatómica, y por tanto al conocido como adenocarcinoma en la región del esófago y del estómago.

Prevenir el exceso de peso es prevenir el cáncer

Es frecuente pensar que el cáncer es fundamentalmente una enfermedad hereditaria. Sin hacer de menos a esta importante variable y a pesar de que en menor o mayor medida todo el mundo cuenta con una susceptibilidad innata a diferentes enfermedades, en la mayor parte de los casos, la enfermedad solo acontece cuando es facilitada, además, por factores externos. Y en este caso, está bastante bien contrastado que el exceso de grasa corporal es un importante factor de riesgo para padecer diversos cánceres (al menos –recuerda– tantos como 11). De esta forma, diversos estudios han estimado el porcentaje de casos de cáncer que podrían ser evitados si todo el mundo conservara un peso saludable. De este modo, y sin tener en cuenta las diferencias entre géneros, si se evitara la obesidad, se evitarían el 21% de los cánceres en Estados Unidos, el 17% de los de Reino Unido, el 12% de los de Brasil y el 9% de los de China.

Juan Revenga

------------------------------------------------------------------------

Saber más

- Encuentra un Especialista cercano con el Plan Saludabit Plus.

- Cáncer colorrectal. Biblioteca Saludabit.

- Cáncer de mama. Biblioteca Saludabit

- Carne y cáncer. Biblioteca Saludabit

- Contra la obesidad. Biblioteca Saludabit

Twitsumen

La evidencia científica señala una fuerte relación entre el exceso de grasa corporal y algunos tipos de cáncer (colon, mama, hígado, endometrio, ovario, riñón, ...) #Saludabit

Compartir en: