Hábitos alimentarios saludables

La alimentación es uno de los pilares esenciales de la salud y el bienestar. No en vano, el tipo de alimentación puede determinar la aparición de enfermedades como la obesidad, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y diversos tipos de cáncer. De hecho, existen estimaciones que cuantifican en más del 30% los cánceres que tienen una conexión directa con los alimentos de nuestra dieta. En este contexto, los consejos de un nutricionista pueden ser muy útiles para mejorar los hábitos alimentarios y la salud.

Nutrición

Malos hábitos alimentarios

Unos malos hábitos alimentarios son aquellos que no proporcionan la energía y los nutrientes que necesitamos para que nuestro organismo funcione correctamente y para que podamos desempeñar nuestras actividades cotidianas.

También se incluyen aquí las pautas alimentarias que determinan un aporte excesivo de uno o varios nutrientes y también de calorías que pueden determinar la aparición de enfermedades metabólicas como obesidad y diabetes tipo 2, además de aumentar el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y cáncer

En definitiva, unos malos hábitos alimentarios tendrán como consecuencia un estado de salud deficiente y la aparición de enfermedades y dolencias.

Hábitos alimentarios en España

En España, según señalan las encuestas dietéticas y los paneles de consumo, se ha ido produciendo un abandono de los hábitos alimentarios tradicionales (los que constituían la cada vez más excepcional dieta mediterránea).

De este modo, existe un exceso en el consumo de proteínas, grasas y azúcares, mientras que existe un déficit en cuanto al consumo de hidratos de carbono, vitaminas y fibra. Esto se traduce en un consumo excesivo de carne, derivados cárnicos, dulces y bollería, mientras que cereales y derivados, verduras y hortalizas, frutas y legumbres se consumen menos de lo que sería deseable. 

En cuanto a las grasas, son excesivas en su conjunto, pero también existe un exceso de grasa saturada (proveniente sobre todo de carnes y lácteos) y de grasa insaturada de la serie omega 6 (proveniente principalmente de aceites de semillas) frente al omega 3, que cumple con las recomendaciones en España (por el elevado consumo de pescado de nuestro país).

Buenos hábitos alimentarios

Dentro de unos buenos hábitos alimentarios debemos contemplar la inclusión de todos los grupos de alimentos para que la dieta sea lo más variada posible y a la vez sea equilibrada, poniendo el acento en los alimentos que más escasean.

De este modo, la dieta debería incluir:

- Los cereales integrales y sus derivados deben formar parte de la dieta de manera primordial. Esto se traduce en 4-6 raciones diarias de alimentos ricos en este nutriente (Una ración sería, un plato de pasta, arroz o patatas, 60 g de pan, etc.).

- 5 raciones diarias o más de frutas, verduras y hortalizas (una de las raciones de verduras y hortalizas debería ser crudo).

- Legumbres de 2 a 4 veces por semana.

- Pescado de 2 a 4 raciones por semana, incluyendo pescado azul.

- Aceite de oliva virgen, tanto para cocinar, como para aliñar.

- Disminuir el consumo de carnes, derivados cárnicos y embutidos.

- Disminuir el consumo de alimentos preparados, precocinados, refinados, bollería y dulces.

- Se puede tener una dieta vegetariana equilibrada y saludable sustituyendo los alimentos de origen animal por alimentos vegetales: haciendo una buena combinación de proteínas vegetales (legumbres, cereales y frutos secos) y haciendo hincapié en los nutrientes que escasean en los alimentos vegetales (vitamina B12, vitamina D, hierro, zinc y grasa omega 3 de origen marino).

En qué te puede ayudar un dietista nutricionista

En ocasiones, no tenemos muy claro si estamos llevando una dieta equilibrada. O desconocemos qué dicen las nuevas evidencias sobre este o aquel alimento.

Hoy en día, son muy comunes las informaciones basadas en nuevas evidencias científicas en las que se ponen en duda creencias muy consolidadas o, directamente, se pasa a considerar como bueno un alimento (o grupo de alimentos) hasta ahora considerado como ‘malo’ o poco recomendable. Encontramos los ejemplos del colesterol de los alimentos que ya no se considera un factor alimentario importante que se relacione con el aumento de colesterol sanguíneo. O la ausencia del desayuno, que según investigaciones recientes no tiene por qué estar relacionada con un aumento del peso corporal, como se creía hasta hace poco.

Por todo ello, no está de más que recurramos a los consejos de un dietista nutricionista titulado. Lamentablemente la especialidad de Dietética y Nutrición no está incluida en el sistema público de salud por lo que no hay disponibilidad de dietistas en la seguridad social. Por ello, tendremos que buscar por nuestra cuenta una consulta de nutrición cerca de casa.

Cuánto cobra un nutricionista por consulta

El precio de la consulta con un profesional de la salud titulado en Dietética y Nutrición puede ser muy variable, dependiendo de diversos factores, pero suelen estar en torno a los 40-50 Euros. Al igual que en otras disciplinas sanitarias existe el intrusismo y las malas prácticas profesionales, por lo que en Saludabit te recomendamos que si tienes pensado utilizar los servicios de un dietista, exijas en todo momento su titulación oficial en regla, así como su número de colegiado y su seguro de responsabilidad civil.

Twitsumen

Los buenos hábitos alimenticios repercuten directamente sobre nuestra salud. Un Nutricionista puede ser una gran ayuda para conseguirlos #Saludabit

Saber más

- Encuentra un Nutricionista cercano con el Plan Saludabit Plus.

- Habla con un experto Nutricionista. Saludabit

- Indicadores de salud. Saludabit

- Haz tu dieta mediterránea. Biblioteca Saludabit

- Grasa de la dieta: de la alfa a la omega. Bibloteca Saludabit

 

Twitsumen

Compartir en: