Dietas de moda

Las dietas siguen estando de moda. Especialmente si son para adelgazar. Suelen prometer rápidas pérdidas de peso sin esfuerzo, y se basan en el consumo o eliminación de alimentos concretos. Pero lo cierto es que no funcionan y, en la mayoría de los casos, no son saludables.

Aún así, cada verano las revistas están llenas de remedios milagrosos para adelgazar en tiempo record. En el fondo sabemos que no funcionará pero nos encanta pensar que sí. Podremos comer todo lo que queramos y después, gracias a la dieta de moda en Hollywood perder los kilos que nos sobran. Siempre encontramos a alguien conocido al que supuestamente le ha funcionado, a la vecina, a la amiga, al compañero de gimnasio. A continuación se analizan algunas de ellas.

dietas-famosas

Nutrición

Dietas de moda

Dieta sin carbohidratos. Aquí se incluyen la ya clásica dieta Atkins y sus derivaciones. Eliminan por completo los hidratos de carbono (pan, patatas, pasta, arroz, legumbres, fruta, lácteos, etc.). Al principio se pierde peso rápidamente, sobre todo líquidos y proteínas. Pueden aumentar el colesterol en sangre e incrementar el riesgo cardiovascular. La falta de glucosa produce cetosis que disminuye el apetito y produce náuseas, fatiga, apatía y otros trastornos que pueden ser perjudiciales para la salud. La falta de fibra provoca estreñimiento y puede haber carencias de vitaminas y minerales.

Dietas depurativas. Hay dietas que promulgan unos días de ayuno o semiayuno para “limpiar” el organismo y adelgazar rápidamente. Pero el aparato digestivo no necesita depurarse ni descansar. Permiten tomar alguna fruta, zumo o infusión, que aporte líquido con algo de azúcar y vitaminas. Se pierde peso con rapidez, a partir del agua y la masa muscular del cuerpo, pero no de grasa, por lo que al dejar la dieta se recupera el peso perdido. Son incompatibles con cualquier actividad normal y contabilizan todo tipo de carencias nutricionales. Hay diferentes versiones de esta dieta (dieta de la manzana, dieta del pomelo y dieta del jarabe de arce, entre otras).

Disociadas. Este tipo de dietas prohíben mezclar determinado tipo de alimentos en la misma comida. Otras no dejan combinar absolutamente nada, cada día se come una sola cosa. Se basan en que los alimentos tomados juntos se comportan de manera diferente que si se toman separados, cosa que no es cierta. Aquí habría que incluir la dieta Montignac, en la que no se pueden juntar grasa y carbohidratos. Solo se pueden combinar hidratos de carbono y proteínas o grasas y proteínas. Es una dieta desequilibrada que puede provocar carencias nutricionales y un exceso de grasa con su negativo efecto sobre la salud cardiovascular.

Dietas hiperproteicas. Son dietas que recomiendan un consumo elevado de proteínas en detrimento de grasas e hidratos de carbono. Se podría incluir dentro de las dietas disociadas ya que, en la mayoría de los casos se promueve la reducción y separación de carbohidratos y grasas. Habría que incluir aquí la dieta Dukan cuyo éxito inicial hace unos años provocó que multitud de instituciones científicas declararan su total oposición a sus planteamientos dietéticos. Esta dieta incluye varias fases en las que predominan las proteínas (sobre todo de origen animal) y se producen carencias de vitaminas, minerales e hidratos de carbono. Determinan estados de cetosis con el consiguiente riesgo para la salud. Este tipo de dietas han mostrado relacionarse con enfermedades como la osteoporosis, cálculos renales, insuficiencia renal, cáncer, enfermedad cardiovascular y, paradójicamente, obesidad.

Dieta del grupo sanguíneo. Es una dieta que recomienda el consumo de determinados alimentos en función del grupo sanguíneo de cada individuo. En base a unas supuestas relaciones evolutivas entre el grupo sanguíneo y los alimentos, se estructura una dieta que no tiene ninguna base científica.

Dieta de la sopa ‘quemagrasa’. La sopa se elabora con diferentes ingredientes vegetales y agua. Aporta como máximo 175 kcal por litro. La sopa se constituye como núcleo de la dieta y cada día se puede incluir algún alimentos más: primero fruta, después verduras y una patata asada, otro día plátanos y leche desnatada, etc. Promete pérdidas sustanciales de peso en poco tiempo. Se trata de una dieta muy baja en calorías que hacen que se pierda peso con facilidad, pero básicamente de agua y masa muscular. Presenta múltiples carencias nutricionales y la recuperación de peso tras la dieta es inmediata.

Consulta con un Nutricionista sobre cualquier dieta o para que te haga una personalizada. 

 

Saber más

- Encuentra un Nutricionista con el Plan Saludabit Plus

IMC. Indicadores de salud. Saludabit.

- Contra la obesidad. Biblioteca Saludabit

- Lo que sí funciona para adelgazar. Biblioteca Saludabit

- Mitos de los alimentos. Biblioteca Saludabit.

 

 

Twitsumen

Las dietas de moda, pintorescas y estrambóticas no funcionan. El espejismo inicial que provocan es debido a la pérdida de agua y músculo #Saludabit

Compartir en: