Antioxidantes y salud

En el grupo de los antioxidantes se incluyen diversidad de sustancias que están presentes en los alimentos -algunas de ellas son vitaminas- y en nuestro organismo y que son importantes para la salud. Lo ideal es incorporarlos a través de alimentos naturales y no de suplementos. 

Nutrición

Nos oxidamos. Es un hecho. El ambiente oxidante –que por otro lado, nos da la vida- nos oxida. También el paso del tiempo nos oxida. Y para contrarrestar el efecto de la oxidación, los antioxidantes. Nuestro organismo dispone de sus propios sistemas antioxidantes que construye a partir de los nutrientes adecuados. De igual modo, los alimentos nos aportan diversidad de sustancias que pueden tener un efecto antioxidante directo en nuestro organismo.

Aunque se ha sugerido en el pasado que mayores ingestas de antioxidantes pueden ser beneficiosas para la salud, las evidencias actuales no recomiendan tomar suplementos de forma indiscriminada.

Qué son los antioxidantes

Los antioxidantes son sustancias que evitan la oxidación en el organismo. La oxidación es un proceso que se produce naturalmente debido a la presencia de sustancias oxidantes externas o que se crean en nuestro propio organismo.

El oxígeno de la atmósfera es uno de los principales agentes oxidantes. A partir de él y de las reacciones metabólicas que tienen lugar en nuestro organismo, se producen los radicales libres, sustancias oxidantes que pueden dañar las células y los tejidos.

Nuestro organismo dispone de una sutil red defensiva que nos protege de los radicales libres en la que participan diferentes antioxidantes con diversas funciones.

Diferentes tipos de antioxidantes 

Existen dos grandes grupos de antioxidantes: por un lado las enzimas, que sintetiza nuestro propio organismo, y por otro las sustancias antioxidantes que están presentes en los alimentos.

Si bien existen muchas más sustancias en los alimentos con un efecto antioxidante, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria reconoce hasta la fecha, a partir de sus alegaciones de salud para alimentos, ocho antioxidantes naturales: 4 minerales (cobre, manganeso, selenio y zinc), 3 vitaminas (vitamina B2, vitamina C y vitamina E) y un polifenol presente en el aceite de oliva (el hidroxitirosol).

Efecto de los antioxidantes en el organismo

El rol de los antioxidantes es eliminar los radicales libres antes de que ataquen importantes elementos biológicos como lípidos, proteínas y el ADN.

Para contrarrestar el daño oxidativo, las enzimas antioxidantes retrasan el proceso de envejecimiento reparando, reconstruyendo y combatiendo la degeneración y muerte de las células.

La capacidad antioxidante de una sustancia depende de múltiples factores, entre los que se cuentan la reactividad del antioxidante hacia los radicales libres, la interacción con otros antioxidantes y las condiciones del entorno en el que se van a producir las reacciones.

Curar y rejuvenecer con antioxidantes

Todas las culturas han buscado su propio elixir de la eterna juventud y de la eterna salud. En la nuestra, hace años que se vienen identificando sustancias merecedoras de tal honor. Casi siempre se trata de sustancias antioxidantes y siempre el final es decepcionante.

Los antioxidantes juegan un papel importante en nuestro cuerpo impidiendo el deterioro oxidativo de células y tejidos. De ahí la importancia de que estén presentes en cantidades suficientes en nuestra dieta. Sin embargo, mayores cantidades no nos van a proporcionar mayores beneficios.

Los antioxidantes pueden ejercer un efecto beneficioso en la prevención y/o tratamiento de enfermedades cuando se elige el antioxidante adecuado para un individuo determinado en el momento y con la duración precisos.

Últimos estudios sobre antioxidantes y salud

El estrés oxidativo se cuenta entre los causantes de ciertas enfermedades. La ingesta o suplementación con antioxidantes específicos puede disminuir el riesgo de enfermedad o ser útil en su prevención y tratamiento. En este sentido, distintos estudios epidemiológicos señalan efectos beneficiosos de los antioxidantes en diversas enfermedades relacionadas con los procesos oxidativos y el envejecimiento celular, entendiendo por estrés oxidativo el desequilibrio entre oxidantes y antioxidantes en favor de los primeros. Sin embargo, la escasa solidez de las evidencias no permite establecer recomendaciones definitivas.

Suplementación con antioxidantes

No existen evidencias que apoyen la suplementación con antioxidantes como medida preventiva de enfermedad o mortalidad. Incluso, en algunos casos, se ha podido observar que la suplementación con algunos antioxidantes específicos (como la vitamina A, E y betacaroteno) provocaba un aumento en la mortalidad

Sí existe cierta evidencia de que las personas con degeneración macular mediada por la edad pueden retrasar su progresión con la suplementación de vitaminas y minerales antioxidantes.

En el caso de pacientes con pancreatitis crónica, la intervención con antioxidantes ha mostrado ligeras reducciones del dolor abdominal provocado por la patología. 

En cualquier caso, los efectos adversos observados en los estudios no permiten contemplar los suplementos con antioxidantes como inocuos, por lo que la precaución debe presidir toda iniciativa de suplementación. 

Antioxidantes presentes de forma natural en los alimentos

El consumo elevado de frutas y verduras se relaciona con una menor incidencia de algunos tipos de cáncer como el de estómago, esófago, pulmón, faringe, endometrio, páncreas y cavidad oral. Este efecto se atribuye especialmente a las sustancias antioxidantes presentes de forma natural en estos alimentos. También parecen tener efectos beneficiosos frente a enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.

Cuántos antioxidantes necesitamos y dónde encontrarlos

Las plantas producen numerosos antioxidantes para su propia protección. Algunos de estos pueden ser beneficiosos para nosotros como los de las frutas y las verduras. El té, el café, el aceite de oliva, el vino tinto y el cacao también son alimentos ricos en antioxidantes. Por otro lado, los minerales que han demostrado su capacidad para combatir el daño oxidativo están en alimentos como la carne, las vísceras, el pescado, los huevos y los lácteos.

Pero no hay que olvidar que los antioxidantes consumidos en exceso tienen un efecto contrario al esperado y pasan a favorecer la acción oxidante en vez de impedirla. Por tanto, se desaconseja la suplementación indiscriminada con antioxidantes.

La clave para asegurar un aporte adecuado de antioxidantes es que la dieta sea variada, que se incluyan las cantidades adecuadas de frutas y verduras (cinco raciones como mínimoal día) y que todos los grupos de alimentos estén presentes.

 Antioxidantes

 Alimentos en los que están

 Vitamina C, E, tocoferoles, folatos y carotenoides

 Kiwi, cítricos, bayas, perejil, zanahoria, tomate, espinacas, maíz, aceites vegetales, pepino, germen de trigo, etc.

 Cobre, zinc y selenio

 Carne, lácteos, cereales, hortalizas, nueces de Brasil, etc.

 Ácido lipoico y ubiquinonas

 Carne, pescado, hígado, corazón, etc.

 Compuestos azufrados, fitoestrógenos, flavonoides, glucosinolatos, licopeno y taninos

 Cebolla, ajo, perejil, soja, trigo, bayas, semillas de lino, aceitunas, cacao, manzanas, peras, melocotones, té, tomate, vino tinto, uvas, etc.

Tabla 1. Antioxidantes en los alimentos

Twitsumen

Los antioxidantes son sustancias que nos protegen frente a la oxidación. Un consumo excesivo puede tener un efecto contrario al esperado #Saludabit

Saber más

- Encuentra un Nutricionista cercano con el Plan Saludabit Plus

Habla con expertos. Saludabit.

- Beneficios de la dieta vegetariana. Biblioteca Saludabit

- Hábitos alimentarios saludables. Biblioteca Saludabit

 

Twitsumen

Compartir en: