Comedores escolares: ¿dónde comen nuestros hijos?

Los comedores escolares juegan un importante papel en la educación y la salud de nuestros hijos. Por un lado, les proporcionan al menos una de las comidas fundamentales del día (la comida) durante el curso escolar; por otro, ejercen una influencia fundamental en el establecimiento de sus hábitos alimentarios.

Finalmente, desde el punto de vista de los recursos públicos, es importante conocer a quién y de qué modo se está contratando desde las administraciones públicas para el suministro del trascendental servicio de comedor en las escuelas.

comedores escolares

Nutrición

Importancia de la alimentación del niño en la escuela

Los hábitos alimentarios infantiles se empiezan a constituir desde edades tempranas, siendo clave la etapa infantil para crear la base de los hábitos que regirán la adolescencia y la etapa adulta.

Es evidente que el lugar más relevante, donde se establecen unos buenos hábitos alimentarios (o malos) es el hogar. En el comedor escolar el niño acabará tomando al cabo del año algo menos del 10% del total de comidas (si consideramos 5 comidas diarias; a saber: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena). En cualquier caso, el comedor escolar tiene una relevancia notable, ya que se trata de un importante epicentro de socialización y creación de hábitos.

Más allá de que el niño coma en el comedor de la escuela o en casa, la escuela y todos sus ámbitos deberían ser esenciales desde el punto de vista de la educación y el aprendizaje del niño, también en materia de alimentación y nutrición.

Los hábitos alimentarios repercuten en la salud desde la infancia hasta la edad adulta y muchas de las enfermedades crónicas que aumentan cada año en nuestra sociedad, como la obesidad y la diabetes, tienen su inicio en la etapa infantil.

Guía de Comedores Escolares

Cada Comunidad Autónoma tiene la potestad administrativa sobre los comedores escolares de las escuelas públicas. Las normas básicas que rigen su funcionamiento son de ámbito estatal (como la Ley 17/2011 de Seguridad Alimentaria y Nutrición que establece recomendaciones para que en los comedores escolares se fomenten y promocionen hábitos saludables en la alimentación del alumnado). Para ello, se señalan diversas directrices. Una de ellas es que los responsables de la supervisión de los menús sean “expertos profesionales acreditados en las áreas de nutrición y dietética”, entre otras disposiciones.

Estructura del menú

En la Guía de Comedores Escolares de cada Comunidad Autónoma se establecen una serie de pautas y especificaciones que deben regir el funcionamiento de los comedores escolares, así como la estructura y composición de las comidas:

  • La comida del mediodía deberá aportar alrededor del 30-35% de las necesidades energéticas diarias, según tramos de edad.
  • Primer plato. Es recomendable que esté constituido por arroz, pasta, legumbres, patatas o verduras y hortalizas, crudas o cocidas.
  • Segundo plato. Es de elección el grupo de alimentos proteicos: carne, pescados y huevos.
  • Guarnición. Puede ser muy diversa y el tipo de alimentos que se utilicen dependerá de la composición del primer plato, aunque generalmente se priorizarán las verduras y ensaladas en sus distintas variedades.
  • Pan. La comida se acompañará con una ración de pan, cuyo tamaño dependerá de la edad del niño.
  • Postre. La fruta será el postre habitual. Los zumos de fruta nunca sustituirán completamente el consumo de frutas frescas enteras. La leche y postres lácteos son un buen complemento en la alimentación escolar, pero en ningún caso se presentará como sustituto de la fruta natural en el postre.
  • Agua. El agua debe ser la única bebida que acompañe a las comidas. 
  • Se recomienda limitar al máximo el uso de productos precocinados.
  • También deberán estar contempladas las situaciones especiales, como es el caso de alergias, intolerancias y patologías (diabetes, diarreas, etc.).

Calidad nutricional de los menús en los comedores escolares

Algunos estudios han valorado las características nutricionales de los menús que se ofrecen en los comedores escolares. Por supuesto, existe una gran variabilidad que depende, principalmente, de quién se encarga de ofrecer el servicio.

Una primera conclusión es que, tras la crisis económica que comenzó en 2008, la calidad de los menús escolares ha empeorado, reduciéndose la presencia de verduras, legumbres y pescado y aumentando los precocinados y dulces.

Como norma general, se aprecian carencias o defectos que deberían corregirse. En general sigue habiendo escasez de fruta fresca variada, verdura, huevos y pescado azul, en el contexto de una cocina poco imaginativa (muchas veces es la forma de cocinar y presentar los platos lo que determina el rechazo por parte del niño). También se aprecia la excesiva inclusión en los menús de alimentos y preparaciones poco recomendables (especialmente fritos, precocinados y postres lácteos con excesivo contenido en azúcar).

El negocio de los comedores escolares

Algunas estimaciones señalan que el 40% de los niños toman la “comida más importante del día” en los comedores escolares. Esto supone un negocio importante que mueve muchos millones a nivel estatal.

Las grandes empresas de catering, cuyo principal objetivo es aumentar sus beneficios -para ello abaratan costes, tanto de materia prima como de personal- se pueden permitir presentar menores costes en los concursos para la adjudicación del servicio, por lo que se quedan con la mayor parte del pastel.

Para los colegios públicos es muy complicado gestionar su propio comedor, lo que les permitiría velar directamente por la calidad e idoneidad nutricional de los menús. Algunos colegios concertados sí lo contemplan dentro de sus servicios. Otra opción para gestionar el servicio de los comedores escolares podrían ser las pequeñas cooperativas locales que fomentan los productos de proximidad y los alimentos ecológicos. Esta es una opción que debería fomentarse desde todas las instancias.

Recomendaciones Saludabit

Lo ideal sería que la propia escuela administrara y controlara su propio comedor, velando directamente por la estructura y planificación de los menús, el origen de las materias primas y los alimentos y la preparación de los platos. Siendo esto muy complicado en el caso de los colegios públicos, las cooperativas locales también son una buena opción para que el resultado de la alimentación escolar de los niños sea óptima.

En los casos en los que el servicio esté externalizado, es importante revisar la planificación de los menús, las materias primas que se utilizan y la preparación de los platos. Si bien está estipulado por ley que la planificación de los menús esté supervisada por dietistas-nutricionistas, no está de más consultar con un profesional de la nutrición independiente, ya que en muchas ocasiones la empresa de catering o la empresa encargada de suministrar las comidas del comedor supedita las cuestiones nutricionales a cuestiones puramente económicas.

Revisión de los menús

Como padres, tenemos la obligación de velar porque la alimentación de nuestros hijos sea la mejor posible. En la revisión de los menús deberemos prestar especial atención a los siguientes aspectos:

  • Origen y calidad de las materias primas.
  • Estructura de los menús. Presencia de todos los grupos de alimentos, estando presentes de forma diaria el arroz o derivados de los cereales (pan, pasta, etc., a poder ser, integrales). La fruta fresca de temporada debe estar presente como postre de forma mayoritaria (por no decir absoluta). Las verduras y hortalizas también deben estar presentes en los platos. Los lácteos deben estar presentes diariamente. Las legumbres deben aparecer al menos 2 veces por semana y se deben alternar carnes magras, pescado (también pescado azul) y huevos.
  • Hay que huir de ciertos estereotipos o simplificaciones, por ejemplo, desechar la identificación de lácteo = postre azucarado; pescado = baritas de pescado, etc.
  • Presencia de alimentos precocinados o elaboración industrial.
  • Presencia de junk food o comida basura (pizzas, perritos calientes, etc.).
  • Presencia de postres y productos ricos en azúcar.
  • Se debería ofrecer una sugerencia de cena y resto de comidas del día en función del menú ofertado.

 

Saber más 

- Encuentra un Nutricionista cerca con el Plan Saludabit Plus.

- Alimentación infantil. Biblioteca Saludabit.

- Hábitos alimentarios saludables. Biblioteca Saludabit.

-  Desayunos saludables en familia. Biblioteca Saludabit

- Alergia alimentaria infantil. Blog Saludabit.

- Haz tu dieta mediterránea. Biblioteca Saludabit.

 

 

 

Twitsumen

Los comedores escolares son importantes epicentros para la salud y educación de nuestros hijos. Hay que controlar los menús de los comedores escolares #Saludabit

Compartir en: