Quemadores de grasa, ¿qué dice la ciencia?

El sueño de cualquier persona que quiera perder peso es encontrar una sustancia capaz de hacer desaparecer la grasa del cuerpo de manera inmediata, sin esfuerzo y, claro, sin efectos adversos.

La industria farmacéutica y la de los suplementos andan detrás de esta sustancia desde hace tiempo, por los suculentos beneficios que les puede reportar. Paralelamente a la búsqueda de medicamentos que nos permitan acceder ya a las pastillas para adelgazar, aparecen constantemente extractos naturales y plantas milagrosas capaces de disolver la grasa de nuestro cuerpo, como por arte de magia.

Nutrición

En el mercado se pueden encontrar infinidad de suplementos “quemagrasas” capaces de hacernos perder peso de forma milagrosa. Muchos de ellos también nos ayudarán, supuestamente, a mejorar nuestro rendimiento físico y en el desempeño de actividades deportivas y, en mayor o menor grado, ya forman parte de la habitual dieta para deportistas.

Tipos de quemadores de grasa

Los quemadores de grasa son sustancias capaces de aumentar el metabolismo de la grasa o el gasto calórico, disminuir la absorción de grasa, aumentar la pérdida de peso y aumentar la oxidación lipídica durante el ejercicio.

Veamos qué dice la ciencia sobre los más habituales.

Cafeína

Aunque muchos no se lo esperen, a la cafeína se le atribuyen efectos de movilización y reducción de las reservas de grasa corporal.

La cafeína es un alcaloide presente en multitud de alimentos y bebidas, mayoritariamente extraídos de las semillas de café o las hojas del té.

La cafeína empezó a recibir atención hace unas décadas por sus efectos beneficiosos en la fisiología del ejercicio. De hecho, llegó a figurar en la lista de sustancias dopantes, prohibidas para el desempeño de la práctica deportiva reglada.

La teoría señala que la cafeína es capaz de movilizar la grasa acumulada y reponer el glucógeno muscular, lo que mejoraría el rendimiento físico.

A partir de los estudios realizados en humanos sobre los efectos de la cafeína, esta puede incrementar el gasto de energía (en reposo) o la oxidación lipídica (al menos durante el ejercicio de baja intensidad), pero esos efectos son menos obvios durante el ejercicio de intensidad moderada-alta.

La cafeína por sí misma no ha mostrado ser efectiva reduciendo el peso corporal y, en los casos en los que la cafeína ha aumentado el metabolismo lipídico, los efectos han sido, generalmente, reducidos.

L-canitina

La L-carnitina es una sustancia que aparece en grandes cantidades y de forma natural en la carne.

A la carnitina se le atribuyen efectos relacionados con la mejora del metabolismo lipídico, reducción de la masa grasa e incremento de la masa muscular.

Nuestro organismo produce su propia carnitina, además de obtenerla de las carnes rojas y de los lácteos de la dieta, principalmente. Incluso con ingestas insuficientes en la dieta, producimos cantidades suficientes para mantener las reservas corporales, a partir de los aminoácidos metionina y lisina.

La carnitina juega un importante rol en el metabolismo lipídico, ya que sirve de transportador intracelular de ácidos grasos para su degradación.

La creencia de que la suplementación con carnitina ayuda a perder peso está basada en la suposición de que la ingesta de carnitina aumenta su concentración muscular. Otra suposición es que si la concentración de carnitina muscular aumenta, la oxidación de la grasa también aumenta, lo que llevaría a una pérdida gradual de las reservas de grasa del organismo.

En este sentido, los estudios llevados a cabo han demostrado que la ingesta oral de carnitina no cambia su concentración muscular, por lo que las afirmaciones sobre sus efectos adelgazantes carecen totalmente de evidencia.

Forskolina

La forskolina es una sustancia de naturaleza terpenoide que se encuentra en la planta Coleus forskohlii de tradición ayurveda. Se le atribuyen efectos de activación de la lipasa, por lo que aumentaría la degradación y oxidación de la grasa, reduciendo las reservas de grasa corporal.

Si bien existen estudios en ratas que han mostrado una disminución de la grasa derivado de la ingesta de forskolina, no existen estudios en humanos suficientes que puedan respaldar este efecto.

Fucoxantina

Se trata de un carotenoide presente en el wakame, un tipo de alga comestible. En estudios en animales se ha demostrado que la suplementación a largo plazo con fucoxantina puede determinar la pérdida de peso. El mecanismo implicado podría estar relacionado con una sobreactivación mitocondrial, lo que llevaría a un aumento del gasto calórico en reposo derivado del metabolismo de las grasas.

No existen estudios en humanos de calidad que permitan respaldar su utilización para la pérdida de peso.

Desde hace años, las hojas de té (Camellia Sinensis) han recibido una gran atención por su potencial efecto de estimular la oxidación lipídica. Este efecto es atribuido principalmente a los polifenoles del té, las catequinas, un tipo de antioxidantes presentes en mayor medida en las versiones no fermentadas de té, como es el té verde. También el contenido en cafeína del té podría contribuir a este efecto reductor de peso corporal.

Por los estudios llevados a cabo, primero en animales y después en humanos, el té verde tiene el potencial de incrementar el metabolismo lipídico en reposo y durante la práctica de ejercicio y puede contribuir a la pérdida de grasa y a la pérdida de peso corporal. El efecto, sin embargo, parece ser reducido y no estadísticamente significativo, por lo que su relevancia clínica sería inexistente.

Ácido linoleico conjugado

Es un tipo de ácido graso que debe sus potenciales efectos a su disposición geométrica espacial. Aparece de forma natural en la carne de rumiantes y en productos lácteos. Se ha sugerido que puede actuar como un agente antiobesidad por su habilidad de disminuir la ingesta de alimentos y energía, disminuir la fabricación de grasa y el gasto energético, y aumentar la lipólisis y la oxidación lipídica.

Los estudios con humanos señalan que se pueden alcanzar modestas pérdidas de peso y reducción de la masa grasa con suplementación a largo plazo, si bien, la relevancia clínica de estos efectos no permite su recomendación.

Taurina

La taurina es un aminoácido que se relaciona con un incremento en el metabolismo de la grasa.

Las evidencias existentes al respecto son insuficientes para establecer una relación entre la suplementación con taurina y la pérdida de grasa y peso coporal.

Ácido hidroxicítrico

El ácido hidroxicítrico (HCA) es un principio activo que se encuentra en el fruto de la planta Garcinia cambogia. El HCA se relaciona con la reducción del peso corporal por medio de la inhibición de la lipogénesis a nivel enzimático.

También se le atribuyen efectos de mejora en el rendimiento deportivo por el incremento de la oxidación lipídica, disminución del metabolismo de los carbohidratos y un efecto supresor del apetito.

Existen datos limitados sobre la eficacia del HCA. Los escasos estudios disponibles no muestran una pérdida de peso significativa, lo que no permite recomendar la Garcinia cambogia o el HCA para la pérdida de masa grasa o de peso corporal.

Twitsumen

Existen multitud de 'quemagrasas' que anuncian una rápida pérdida de peso o una mejora del rendimiento deportivo. Ninguno ha demostrado ser realmente efectivo #Saludabit

Saber más

- Encuentra un Nutricionista o un Especialista en Medicina Deportiva con el Plan Saludabit Plus

- Pastillas para adelgazar. Biblioteca Saludabit

- Lo que sí funciona para adelgazar. Biblioteca Saludabit

- Dieta para bajar de peso. Biblioteca Saludabit

- Mitos de los alimentos. Biblioteca Saludabit

- Ejercicios para ganar masa muscular. Biblioteca Saludabit

Twitsumen

Compartir en: