Desarrollo del bebé: 0-18 meses

El desarrollo del bebé incluye el desarrollo físico y fisiológico junto con el desarrollo cognitivo. Así mismo, el desarrollo cognitivo está unido estrechamente al desarrollo emocional y social, englobado dentro del desarrollo psicológico.

La capacidad genética del bebé estará en constante interacción con el ambiente, lo que determinará el resultado final en cuanto a su inteligencia, sus destrezas y aptitudes. 

etapas-desarrollo-bebé

Familia

Desarrollo cognitivo del bebé

El desarrollo cognitivo normal del niño está relacionado con una base biológica sana y con un ambiente estimulante y afectivo. En la primera etapa del desarrollo del bebé, su relación con el entorno está centrada en su percepción sensorial, lo que determina una interacción progresiva con los objetos que le rodean.

El desarrollo de cada niño es único, por lo que no responderá milimétricamente a los hitos que se señalan en cada una de las etapas, simplemente deben servir de orientación.

La inteligencia

En un primer momento, la inteligencia se consideraba como un don genético, innato, una capacidad general para desarrollar un número de aptitudes intelectuales y de actuar con un comportamiento racional y productivo. Sin embargo, esta definición ha ido evolucionando, hasta quedar reconocida una importante influencia del ambiente en el desarrollo de la inteligencia. De este modo, la estimulación durante la primera infancia provoca el desarrollo cerebral y su estructuración. Dentro de amplios límites hereditarios, los primeros encuentros de un niño con su entorno determinarán el grado de actualización de su potencial. En definitiva, la inteligencia constituye un proceso dinámico que requiere de retos constantes y de experiencias propiciadas por el ambiente que sirvan para poner en práctica las capacidades innatas.

Para tener una definición más práctica, podemos decir que la inteligencia se define por la constante interacción activa entre la capacidad heredada y la experiencia ofrecida por el ambiente, que permite que el niño pueda adquirir, recordar y utilizar los conocimientos: que pueda entender conceptos tanto concretos como abstractos, que pueda entender las relaciones entre los objetos, eventos e ideas y aplicar esta comprensión, y que pueda utilizar todos los factores mencionados en el desarrollo de sus funciones diarias.

Pero la inteligencia también depende del carácter. En este sentido, un niño activo, seguro de sí mismo, que se muestre curioso y que recurra a su iniciativa, probablemente tendrá éxito en las pruebas de inteligencia y en los estudios.

Desarrollo emocional y social del bebé

Los aspectos emocionales y sociales también son fundamentales dentro del desarrollo global del niño. De hecho, existe una interacción directa entre el desarrollo cognitivo y el desarrollo emocional y social. Más aún, la capacidad intelectual está estrechamente ligada a aspectos emocionales. Existen pruebas que apuntan a que la situación social y emocional del niño durante sus años preescolares puede influir en su rendimiento durante las etapas posteriores.

Desarrollo emocional

El desarrollo emocional es un proceso progresivo, que se va haciendo más complejo según el niño crece y se desarrolla. En el recién nacido la diversidad emocional es básicamente dual, utilizando la risa o el llanto para expresar el agrado o el desagrado. En esta primera etapa el desencadenante de su expresión afectiva queda primordialmente vinculado a la satisfacción de sus necesidades vitales básicas (alimentación, sensación de bienestar y confort, etc.). El desarrollo de una afectividad más compleja e inteligente empieza a manifestarse a partir del año de vida. En este sentido, las personas más cercanas ejercerán la mayor influencia en el desarrollo de los pequeños.

Inteligencia emocional

La inteligencia emocional es el conjunto de habilidades que hace que un niño sea capaz de sintonizar con sus propias emociones y con la de los demás. Es una pieza clave en el desarrollo del niño. Sin embargo, como sucede con otros aspectos de la interacción emocional y social, la inteligencia emocional se aprende pero no se enseña.

Desarrollo social

El ámbito social -junto al emocional y biológico- va a tener una influencia capital en el desarrollo del niño. Los aspectos culturales y familiares modularán la interacción que se establezca entre el niño y su entorno.

Desarrollo físico del bebé

El desarrollo físico y fisiológico del bebé vendrá determinado por los condicionantes genéticos y por un entorno que le ofrezca todo lo que necesita. Más allá de los factores afectivos descritos, su desarrollo físico vendrá condicionado por su alimentación y su descanso. La leche materna debería ser su único alimento hasta los 6 meses. A partir de aquí se deberán introducir el resto de alimentos como ya recogimos en el artículo sobre Alimentación Infantil. En cuanto al descanso, el sueño será la actividad que ocupará más tiempo en la vida del bebé, llegando a las 18 horas de sueño al día cuando son recién nacidos. 

Hitos en el desarrollo del bebé

Todos los padres quieren ver que el desarrollo de sus hijos se produce de manera natural según los estándares. De este modo, existen diversas guías en las que se recogen las destrezas y nuevas aptitudes que el niño (en base a estudios en el que se analiza una muestra de niños sanos) comienza a realizar a una determinada edad. Una de las más comunes en nuestro entorno es la Tabla de desarrollo ‘Haizea-Llevant’.

En la siguiente figura recogemos los hitos más destacables en el desarrollo del niño hasta los 20 meses. 

 

Saber más

- Encuentra un Pediatra o un Psicólogo cercano con el Plan Saludabit Plus

- Alimentación infantil. Biblioteca Saludabit

- Sueño y salud. Blog Saludabit

Twitsumen

En el desarrollo físico, cognitivo, emocional y social del bebé existe una interacción entre la genética y el ambiente. Los padres tienen la responsabilidad de crear las condiciones para que se desarrolle toda la capacidad del bebé #Saludabit 

Compartir en: