Lesiones del pie: fascitis plantar

La fascitis plantar es una de las lesiones más comunes en deportistas. Afecta directamente a una estructura anatómica relacionada con el movimiento para desplazarse sobre la tierra: la planta del pie. También puede afectar a personas no deportistas. Su prevención y tratamiento deben tener en cuenta el estudio individual del pie y de la pisada.

fascitis-plantar

Deporte

Qué es la fascitis plantar

Se conoce como fascitis plantar al síndrome de dolor en la cara plantar del talón, relacionado con la inflamación del tejido conectivo grueso situado en la planta del pie (o “fascia plantar”) que va desde el calcáneo (el hueso del talón) hasta la zona posterior de los dedos del pie. Juega un papel esencial para caminar y mantener la disposición adecuada de las estructuras del pie mientras se produce el movimiento de caminar o correr. La fascitis plantar es una lesión común entre deportistas, pero también puede afectar a personas sedentarias.

Síntomas de la fascitis plantar

El cuadro sintomático de la fascitis plantar consiste en dolor de talón, centrado en su cara inferior (o cara plantar). Suele localizarse explorando con la punta del dedo, y aumenta claramente al presionar sobre el punto doloroso. Suele ser más intenso por la mañana, tras la inactividad nocturna, e ir disminuyendo conforme transcurre el día. Con cierta frecuencia, sobre todo cuando hay una fascitis plantar bien establecida, la zona se palpa ligeramente inflamada y enrojecida.

Causas de la fascitis plantar

Las causas que pueden determinar la aparición de fascitis plantar pueden ser muy diversas. Algunas de ellas son la ejecución de una mala pisada, tener el pie plano o con exceso de puente, la debilidad muscular, la utilización de un calzado inadecuado (incluyendo la utilización de calzado de tacón), un aumento repentino de la actividad física o un exceso de peso corporal.

Prevención de la fascitis plantar

Sobre todo si tenemos previsto comenzar a practicar una actividad física intensa o simplemente queremos evitar la aparición de fascitis plantar y otras lesiones, deberemos acudir al podólogo. Este profesional de la salud puede someternos a un estudio del pie y de la pisada, en el que puede establecer la necesidad de utilizar una plantilla personalizada que ayude a corregir malas posturas, mala disposición de la marcha y que reestablezca una tensión normal en la fascia y en las estructuras adyacentes.

El fortalecimiento de las estructuras musculares de la pierna y los estiramientos específicos del pie y los gemelos pueden ayudar a prevenir este tipo de lesiones.

Tratamiento de la fascitis plantar

El tratamiento, una vez que la fascitis plantar ya se ha instaurado, suele contemplar una combinación de ejercicios específicos para aliviar la tensión sobre la zona, la utilización de plantillas y de férulas nocturnas, el uso de medicamentos antiinflamatorios y, en ocasiones, la infiltración de corticoides.
En algunos casos, es preciso recurrir a tratamiento quirúrgico.

Espolón calcáneo y fascitis plantar

El espolón calcáneo es una excrecencia benigna del hueso del talón (o calcáneo). Tradicionalmente se ha creído que esta protuberancia provoca dolor en la cara inferior del talón (o cara plantar). Sin embargo, esta asociación no siempre está clara. Hay personas que sufren dolor sin detectarse la presencia de espolón calcáneo en las radiografías, y personas que presentan espolón calcáneo y no sufren ningún dolor.
Por ello, se tiende cada vez más a hablar de “fascitis plantar” para referirse al síndrome de dolor en la cara plantar del talón, relacionado con la inflamación del tejido conectivo grueso situado en la planta del pie, independientemente de la presencia o no de espolón calcáneo.

En muchas personas a las que se les realizan radiografías del pie por otro motivo se les detecta la presencia de espolones calcáneos que no causan ningún síntoma.

Fascitis plantar en mujeres

Una causa de la aparición de fascitis plantar en mujeres es el acortamiento de la musculatura posterior de la pierna, relacionado con el uso continuado de zapatos de tacón. Por ello es aconsejable alternar el calzado de tacón alto (si se va a seguir utilizando) con zapatos planos, para evitar que la musculatura de la pierna se adapte a la altura del tacón y se acorte, con el consiguiente riesgo de aparición de fascitis plantar.

 

Saber más

- Encuentra un Podólogo o un Fisioterapeuta cercano con el Plan Saludabit Plus

- Lesiones deportivas más frecuentes. Biblioteca Saludabit

- Ejercicios para piernas. Biblioteca Saludabit

- Qué es el dolor. Bibilioteca Saludabit.

 

 

 

 

Twitsumen

La fascitis plantar es una de las lesiones más comunes que afecta al tejido conectivo de la planta del pie. Su prevención y tratamiento deben tener en cuenta el estudio individualizado del pie y de la pisada #Saludabit

Compartir en: