Cómo ser (más) feliz

La felicidad (o la búsqueda de la felicidad) es, seguramente, uno de los principales motores del mundo. Si bien, la mayoría de las personas no tenemos una idea clara de lo que es, y mucho menos de cómo conseguirlo, es el concepto motivador por excelencia.

cómo ser feliz

Bienestar

 

La felicidad fue un tema crucial para muchas culturas. Los filósofos griegos la dotaron de vital importancia, aunque, posteriormente, haya tenido una relevancia dispar a lo largo de la historia de la humanidad por cuestiones, principalmente, religiosas.

Ya en el siglo XX, las ciencias sociales experimentaron un gran avance con nuevos métodos para la investigación empírica, lo que permitió alejar el concepto de la felicidad de la mera especulación, posibilitando la identificación inductiva de sus condicionantes.

Condicionantes de la felicidad

Se pueden utilizar diversas definiciones de la felicidad. Huyendo de estereotipos más románticos, en un sentido amplio, la felicidad se puede entender como sinónimo de calidad de vida o bienestar.

Existen diferentes aspectos que tienen una incidencia directa sobre la felicidad de un individuo, como la ‘calidad’ del entorno en el que vive, el potencial adaptativo del propio individuo (la capacidad para solucionar problemas), la satisfacción subjetiva con la vida (bienestar subjetivo), etc.

Felicidad en cifras

Haciendo un análisis cuantitativo de los factores que afectan al grado de felicidad de un individuo, algunos estudios indican que, en orden creciente:

  • Un 10% se puede atribuir a factores aleatorios (que podríamos calificar como “suerte”).
  • Un 15% de la felicidad total vendría determinado por las condiciones sociales del individuo.
  • Los estudios con gemelos sugieren que un 35% de las diferencias en la felicidad tienen una base genética.
  • La mayor parte de la variabilidad se encuentra en la habilidad vital o potencial adaptativo del individuo. De este modo, un 40% depende de las habilidades aprendidas y de comportamiento.

De este modo, podríamos concluir que un 55% de nuestra felicidad depende -directa o indirectamente- de nosotros mismo y no de factores externos.

Factores específicos de la felicidad

Existen tres grandes bloques de circunstancias que pueden determinar diferencias en las valoraciones de felicidad entre países o en la evolución de un mismo país. En primer lugar, los determinantes sociales como riqueza, libertad, igualdad, etc. En segundo lugar, las circunstancias de instituciones o lugares en los que pasamos mucho tiempo como colegios, universidades o lugares de trabajo. Finalmente, el tercer gran bloque de circunstancias relacionadas con determinantes de la felicidad son la posición social y las circunstancias individuales. De este modo, los estudios realizados al respecto nos permiten concretar el siguiente cuadro de mandos de la felicidad:

Circunstancia

Comentarios

Aumento de Felicidad

Estatus social

A mayor posición social, mayor felicidad.

i

Ingresos

Cuanto más pobre es un país, mayor es la relación entre ingresos y felicidad.

ii

Educación

Cuanto más pobre es un país, mayor es la relación entre felicidad y educación. En países ricos, esta correlación puede llegar a ser incluso negativa.

i

Ocupación

Los profesionales liberales y los 'jefes' tienden a estar más satisfechos con su vida.

ii

Pertenecer a una minoría

La felicidad media tiende a ser menor entre minorías étnicas que entre población general y también más baja entre los homosexuales que entre los heterosexuales (con muchas variaciones entre públicos y países).

 

-

Participación social

La felicidad tiende a ser mayor entre las personas que tienen un trabajo remunerado, aunque las amas de casa no están menos satisfechas ni tampoco las personas jubiladas. La felicidad está más consistentemente relacionada con la participación en organizaciones de voluntariado.

 

ii

Relaciones de pareja

La felicidad está consistentemente relacionada con la presencia y la calidad de las relaciones.

 

ii

Matrimonio

En los países occidentales, la relación matrimonial es más importante que los contactos con amigos y parientes. Los estudios de seguimiento señalan un efecto causal entre el matrimonio y la felicidad.

 

ii

Hijos

La gente feliz es más dada a crear una familia, pero su felicidad disminuye ligeramente tras el nacimiento del primer hijo. Los estudios señalan una ligera diferencia entre la felicidad de los casados con y sin hijos. En los países en desarrollo no está claro cómo los hijos afectan a la felicidad.

 

i

Familia

Los estudios desarrollados en todo el mundo señalan una correlación positiva entre felicidad y contacto cercano con familiares.

 

i

Amigos

El contacto con amigos aumenta la felicidad.

 

ii

i: aumento leve; ii: aumento moderado; iii: aumento elevado

 

Cómo aumentar la felicidad

Psicología positiva

La atención de la salud mental tradicionalmente se ha centrado en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades y problemas mentales. Sin embargo, se ha prestado poca atención a la potenciación de los aspectos positivos relacionados con la salud mental.

En los últimos años se ha hecho un esfuerzo sustancial en el campo de la psicología por atender a elementos como la felicidad, el significado de la vida y las virtudes de la personalidad. Este nuevo enfoque se ha dado en llamar psicología positiva y se centra en el estudio de varios aspectos y beneficios de las cualidades humanas, emociones positivas, satisfacción con la vida y cómo desarrollar todo estos aspectos.

La psicología positiva también es conocida como la ciencia de la felicidad y se define, en función de las evidencias y el rigor disponibles, en su reto de identificar intervenciones que promuevan la salud mental y la calidad de vida.

Es importante prestar atención a la psicología positiva desde la perspectiva de la salud. Las personas con mayor grado de felicidad tienden a estar más sanas y a vivir más. Si bien esta relación entre felicidad y salud o entre felicidad y mortalidad se ha venido observando durante las pasadas décadas, no se trata de un asunto exento de controversia. Recientes estudios observacionales prospectivos discrepan en establecer esta asociación, señalando, eso sí, que pueden existir diferencias entre sexos y que esta relación puede ser más compleja de lo que se creía. 

Prestar atención a lo bueno

Afrontar los problemas como retos o posibilidades es una buena técnica para aumentar tanto las posibilidades de resolverlos, como incrementar el bienestar personal. Es importante no focalizar en lo negativo.

En este sentido, la gratitud es un valor humano o un estado psicológico que se relaciona con mayor felicidad y menor depresión.  Para estar agradecido es necesario percibir los aspectos positivos de las cosas. Existen personas acostumbradas a percibir solo lo negativo, pero esta situación puede trabajarse para ser revertida.

Un ejercicio para ello consistente en escribir en un papel 3 cosas positivas que hayan sucedido durante el día. Para cada una de estas cosas positivas, habrá que escribir, igualmente, una respuesta a la pregunta de por qué cada una de esas cosas sucedió.

Este ejercicio puede ser especialmente beneficioso en personas que se centran en sus problemas y experimentan la infelicidad que se deriva de ello.

Tiene todo el sentido que si quieres ser más feliz, prestes más atención a las cosas buenas de la vida, que aunque a veces sean difíciles de distinguir, siempre están ahí.

Compartir lo bueno

Compartir con los demás una experiencia positiva incrementa la emoción positiva asociada a esa experiencia y también aumenta la probabilidad de poder recordarla.

Para alguien que quiere trabajar en mejorar sus relaciones hay que recomendarle que comparta buenas noticias con los demás, amigos, compañeros, etc. De igual modo, debe ser recomendada una respuesta activa y constructiva a las buenas noticias de los otros.

Conformarse

Estar satisfecho, la mayoría de las veces, determina conformarse con un resultado que es suficientemente bueno. Sin embargo, nuestros valores culturales nos fuerzan a obtener el mejor resultado posible, lo que en muchos casos es una fuente inagotable de frustración e infelicidad. Estar satisfecho se relaciona con mayor satisfacción vital y menor predisposición a la depresión.

Fomentar las virtudes

El carácter de cada individuo viene determinado, entre otros elementos, por un mapa de virtudes y fortalezas.

Estas virtudes individuales se pueden utilizar para aumentar la satisfacción en la vida. La evidencia disponible señala que cuanto más se plasman estas virtudes de manera consciente a través del comportamiento, se produce un aumento en la felicidad.

Por otro lado, el desarrollo de las virtudes más escasas en la personalidad de un individuo determinará un mayor grado de felicidad y autosatisfacción. Las 5 fortalezas o virtudes que se relacionan más directamente con la satisfacción en la vida son: la esperanza, la vitalidad, la gratitud, la curiosidad y el amor. Fomentarlas y trabajarlas tendrá una repercusión directa sobre la felicidad.

El lenguaje crea realidad (optimismo aprendido)

La manera en que los individuos expresan sus logros afecta a las respuestas emocionales y al comportamiento futuro. De este modo, un estilo explicativo optimista (por ejemplo, atribuir resultados negativos a factores que son temporales y específicos, mejor que a factores que son persistentes y generalizados) se asocia con una mejor salud física y mental.

Un ejemplo de ello es una persona que ha sido incapaz de seguir un plan de ejercicio físico 3 días a la semana. El enfoque pesimista sería: “soy demasiado vago”. Esta aseveración atribuye un pobre rendimiento a un factor que está siempre presente y que afecta a todo (pereza). Alternativamente, un enfoque optimista sería “No fui capaz de incluir el ejercicio en mi agenda desde que tengo clases de pintura dos días a la semana”. Esta explicación utiliza factores que son temporales y específicos.

Todo el mundo puede aprender a hacer atribuciones optimistas.

Pequeñas cosas que nos acercan a la felicidad

Ejercicio físico

En un estilo de vida saludable, la alimentación saludable y el ejercicio físico son dos ingredientes fundamentales. Con la actividad física, el cuerpo libera endorfinas. Las endorfinas, también se conocen como las hormonas de la felicidad. Son sustancias que nuestro organismo produce, capaces de generar placer y felicidad. Los profesionales de la salud recomiendan la práctica de ejercicio físico ya que aumenta el bienestar interior y la autoestima.

Metas a corto plazo

Los objetivos nos indican una dirección hacia la que ir. Por lo tanto, proponerse metas a corto plazo es una buena manera de mantenernos activos y ocupados en aquello que realmente deseamos. Alcanzar una meta aumenta la satisfacción y la felicidad y nos mantiene motivados en la vida.

Vivir el presente

Los profesionales aseguran que uno de los motivos que causan mayor infelicidad es la preocupación excesiva por el pasado y el futuro. El pasado puede dejarnos un sabor agridulce en la boca y el futuro puede causarnos una gran incertidumbre. Sin embargo, sólo podemos vivir y cambiar las acciones del presente. Por eso, para ser feliz es importante saber valorar y disfrutar el momento que estamos viviendo.

En Saludabit queremos que mejores tu salud. Esto te hará disfrutar más de la vida y que seas más feliz.

 

Saber más

- Encuentra un psicólogo cerca de ti con el Plan Saludabit Plus

Habla con expertos. Saludabit. 

- Haz tu dieta mediterránea. Biblioteca Saludabit

- Actividad física y salud. Biblioteca Saludabit

- Vencer la inseguridad. Blog Saludabit

Twitsumen

La felicidad existe y también depende de aspectos ambientales y de la personalidad #Saludabit

Compartir en: