La codependencia emocional

La codependencia o dependencia emocional es un trastorno de la personalidad que determina que una persona organice o vincule su comportamiento en función de otra persona hasta límites patológicos. Esto determina el establecimiento de un círculo vicioso causante de una gran infelicidad, del que es muy difícil escapar.

Bienestar

Rasgos y trastornos de las personas con dependencia emocional

Las personas dependientes son personas que presentan una baja autoestima, por lo que dependen, en gran medida, de la aprobación de los demás. Esto determina, a su vez, su miedo a ser rechazados, lo que explica muchos rasgos de su comportamiento.

Suelen ser personas preocupadas en extremo en complacer a los demás, por lo que es difícil que expresen sus preferencias o que presenten su disconformidad ante algo.

Se sienten responsables de la felicidad de los demás y con la obligación de contentar a todo el mundo. Si no lo hacen, se sienten culpables.

No solo existe la codependencia emocional en las relaciones de pareja. También existe dependencia en relaciones de amistad, familiares, con compañeros y con personas cercanas en general.

En cuanto a las relaciones sentimentales, suelen minimizar los problemas y ser excesivamente indulgentes con los defectos de su pareja y los problemas de la relación.

Además de la baja autoestima, los rasgos y trastornos más frecuentes en la persona con dependencia emocional son:

  • Miedo al abandono y la soledad.
  • Dificultad para tomar de decisiones.
  • Comportamiento sexual reprimido e inseguro.
  • Trastornos depresivos.
  • Trastornos alimentarios compulsivos como la bulimia.
  • Sentimiento de insatisfacción permanente.

Cómo superar la codependencia emocional

Para poder superar la dependencia emocional es preciso centrarse en dos elementos fundamentales: la autoestima y la autonomía.

Tratamiento de la dependencia emocional

La psicoterapia debe constituir la base para superar o minimizar la dependencia emocional.

El tratamiento de la dependencia suele tener lugar después del final (indeseado) de una relación. El efecto de esta pérdida es el que suele llevar a la persona dependiente a buscar ayuda para aliviar su dolor. En este sentido, la terapia para superar la codependencia emocional debe consistir en aliviar los síntomas de ese dolor o “abstinencia”, cuando la ruptura se ha consumado. El refuerzo de la autoestima y autonomía y la reversión de las creencias erróneas del paciente sobre sí mismo y sobre sus relaciones deben estar en el epicentro de la terapia.

La liberación de la dependencia emocional determina un cambio de prioridad en el que la persona se valora y respeta más a sí misma, lo que modifica radicalmente el tipo de relaciones que se establecen con otras personas. Esta situación responde a la afirmación de que para respetar a los demás y ser respetado, primero te tienes que respetar a ti mismo.

Separación de la pareja

La casi inevitable ruptura de la relación de la persona dependiente, constituye un auténtico drama que puede determinar un grave desequilibrio emocional. Para que ello no suponga un acontecimiento traumático insuperable para la persona con dependencia emocional, existen varias claves que pueden servir de ayuda en el arduo trabajo de volver a recuperar el rumbo.

Lo primero es desterrar la idea de que la solución consistirá en comenzar cuanto antes una nueva relación de pareja, ya que en ese caso se estaría sustituyendo “una pieza por otra”, pero la dependencia seguiría existiendo. El objetivo debe ser aprender a vivir consigo mismo, saber disfrutar y saber sentirse bien sin depender de otros. En este sentido, la autoestima y autoconfianza se deben trabajar más que nunca para superar lo antes posible esta situación.

Es importante atreverse a hacer cosas que antes no se hacían (por ejemplo, ir al cine solo y experimentar nuevas situaciones que, con el tiempo, pueden ser positivas). Es necesario aumentar las fuentes de bienestar, “darse caprichos”, invertir tiempo en sí mismo. Otro aspecto importante es apoyarse en la gente que te quiere, pero sin monopolizar las relaciones y conversaciones entorno a la ruptura y a la relación que acabó.

En definitiva, la clave consiste en que, a pesar del sufrimiento, se fomente la acción, se promuevan actividades centradas en uno mismo y se huya de una actitud pasiva y contemplativa. 

Fases del duelo tras una ruptura sentimental

Al terminar una relación, es habitual pasar por un proceso de duelo. La ex-pareja ya no está y es normal experimentar la pérdida. Sin duda, conocer las fases que se suceden tras la ruptura de la relación servirá de ayuda para entender todo el proceso y evitar ciertas situaciones complicadas que pueden provocar aún más dolor.

  1. Negación. En esta fase existe una negación a aceptar que ha terminado la relación. La persona no se cree que haya ocurrido la ruptura y se siente triste y con ganas de llorar.
  2. Ira. Si se pasa por esta fase, la persona siente que le han tratado de forma injusta o que le ha traicionado. Si fue el otro/a quien le dejo, se preguntará cómo ha podido hacer eso y se sorprenderá de que no le afecte igual. En esta fase suele haber una tristeza profunda y puede haber agresividad y ansiedad.
  3. Negociación. En esta fase las personas suelen buscar soluciones y acuerdos para que la ex-pareja vuelva. Es posible que se actúe impulsivamente, mandando mensajes, llamando o pidiendo que vuelva la pareja.
  4. Desesperación y depresión. En esta fase se comienza a entender que la relación ha concluido y que no se va reiniciar. Es entonces cuando comienza una tristeza profunda y posible depresión, con sentimientos de desgana y desesperanza. Son síntomas habituales como cambios en los patrones alimentarios y de sueño y el retraimiento y no tener ganas de salir.
  5. Aceptación. En esta fase se acepta el final de la relación. Se van recuperando las fuerzas y no se tienen tantos pensamientos negativos. Aunque se conservan los buenos recuerdos de la pareja, ya no causan tanto sufrimiento como antes. Se empieza a hablar con normalidad de la relación como algo del pasado.

Saber más

- Encuentra un Psícologo cercano con el Plan Saludabit Plus

- Depresión, causas, síntomas y tratamiento. Biblioteca Saludabit

- Vencer la inseguridad. Blog Saludabit

- Consejos para vencer la timidez. Biblioteca Saludabit

- Trastornos del comportamiento alimentario: anorexia y bulimia. Biblioteca Saludabit

 

Twitsumen

La codependencia es un trastorno de la personalidad que fomenta la sumisión y la negación de uno mismo y suele requerir psicoterapia #Saludabit

Compartir en: